DEFENSA CIVIL RECLAMA ATENCIÓN DEL ESTADO

DEFENSA CIVIL RECLAMA ATENCIÓN DEL ESTADO

Más de 255 mil personas resultaron damnificadas en Colombia durante 1994, como consecuencia de las inclemencias de la naturaleza. Muchas de ellas recibieron apoyo de la Defensa Civil Colombiana, organismo de socorro que, pese a sus 28 años, no ha logrado los recursos necesarios para crecer lo suficiente y llegar a su mayoría de edad.

28 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En las emergencias ocurridas en los últimos años, los cascos amarillos han sido los primeros en llegar para brindar su ayuda desinteresada.

Tal es el caso de Quebradablanca, en la vía a Villavicencio (Meta), en donde cientos de personas murieron atrapadas en un alud de tierra. O en el incendio de Tumaco (Nariño), o en las tragedias de Villatina (Antioquia), y el terremoto de Popayán (Cauca).

La Defensa Civil también estuvo presente en la tragedia de Armero y días después en el rescate de las víctimas del Palacio de Justicia.

A pesar de los riesgos y de que la gente la distingue por su uniforme color zanahoria, la Defensa Civil (DC) es una desconocida en la sociedad colombiana. Incluso para el mismo Estado, pues, aunque es el organismo de socorro oficial -depende del Ministerio de Defensa- no fue ni siquiera mencionada en los mensajes publicitarios que actualmente se transmiten por televisión. Por lo menos así lo expresa, con cierto pesar aunque sin amargura, su actual director nacional, el general (r) Alfonso Vacca Perilla.

Llegó hace nueve meses, en plena tragedia del Cauca y Huila, a dirigir ese organismo, cuyo mayor potencial son los hombres y mujeres que quieren servirle a la sociedad.

No importa la emergencia que se presente o si ella es producto de un desastre natural o de la imprevisión del hombre, la Defensa Civil siempre está ahí.

Con camillas, lazos o un botiquín en la mano, sus integrantes corren como los mejores atletas en el momento en que su presencia es requerida, bien sea para rescatar a las personas atrapadas por el barro de una avalancha o para sacar de entre las llamas a quien se encuentra preso en una edificación.

Pero aunque el ánimo de servir siempre está presente, en ocasiones los voluntarios se ven impotentes para cumplir con su misión.

Según el general Vacca, el presupuesto de la institución, -1.960 millones de pesos para 1995-, no alcanza ni para la dotación mínima de los socorristas y ellos mismos deben sacar de su propio bolsillo para comprar por lo menos su traje de campaña, que es lo único que se les exige para preservar la imagen institucional.

Y es que según su director, la DC carece del presupuesto para dotar de uniforme a los socorristas, que no solo deben sacrificar su tiempo libre, sino disponer de sus propios recursos para necesidades mínimas.

En criterio de Vacca, el país no ha valorado lo que realmente representa la DC, especialmente en la atención primaria de emergencias. Si fuera importante, el presupuesto de la DC, sería superior , asegura, y agrega que el Estado debe volver los ojos a la DC para darle mejor operatividad y a los voluntarios, para que puedan cumplir con su misión.

Y es que las cifras hablan por sí solas. A la falta de dotación de los voluntarios, se suman la carencia de sedes propias, sólo 12 de las 30 en donde funciona en todo el territorio nacional son propias, en las demás pagan arriendo; sus vehículos más nuevos son modelo 82 y faltan equipos de rescate. (Ver recuadro) Zapatero a tus zapatos Cuando llegó a la dirección de la DC, el general Vacca vio con preocupación que una de las fallas en la atención de emergencias era la falta de coordinación entre los diferentes organismos de socorro.

Por ello, pese a las dificultades económicas, la actual dirección del organismo aspira a poner en marcha un completo plan que le permita solucionar las fallas que se presentan en el momento de atender una tragedia.

Para su director, es prioritario lograr que en tragedias como la ocurrida el 6 de junio del año pasado con la avalancha del río Páez, no vuelva a operar la improvisación. Por eso se dio a la tarea de diseñar el Plan Operativo de Apoyo, que busca, durante la atención de una catástrofe, que el apoyo a los afectados llegue principalmente de los departamentos cercanos al epicentro de forma controlada y brindar mínimo alimentación y alojamiento.

El Plan le permitirá, además, a cada una de las entidades de socorro del país, cumplir con tareas específicas en el momento de atender un hecho fortuito como el del río Páez.

De llegar a cumplirse, asegura Vacca, se tendrá previsto por lo menos el 70 por ciento de la situación. El restante 30 por ciento queda sujeto a los imprevistos propios de la emergencia.

El plan, que le fue entregado en enero pasado a cada uno de los gobernadores, a los comités de emergencia, a la Policía, las Fuerzas Militares, la Cruz Roja y todos los organismos de socorro, fue puesto en marcha durante el terremoto que sacudió a Pereira en febrero pasado, con buenos resultados.

Según Vacca, durante la atención de esta emergencia no se vio la improvisación de situaciones similares, se pudo organizar con mayor rapidez a la comunidad y con cada entidad, con su tarea definida, se logró la atención oportuna de los damnificados.

En toda calamidad, señala Vacca, hay desorden inicialmente por el impacto y la sorpresa, pero en Pereira se organizó la atención mucho más rápido de lo que se hizo en el Huila y el Cauca el año pasado, y ello demuestra la operatividad del programa.

Por ahora se planea realizar un simulacro con miras a evaluar la funcionalidad del plan, corregir sus deficiencias y sacar conclusiones, pero la fecha aún está en estudio.

Otra meta, crecer La Defensa Civil elabora un plan interno cada tres o cuatro años. Dentro de las metas para 1995, está la de consolidarse como institución de socorro. Para ello, necesita recursos económicos que le permitan una mejor dotación y llevar a cabo obras como la construcción de una escuela de formación para socorristas, que hoy no existe en el país.

Los primeros pasos ya están dados. La DC tiene un lote en Funza, que fue donado por Gloria Gómez de Vauman en 1970. El terreno tiene seis fanegadas, pero no ha habido dinero para su construcción. Aún así, se han adelantado algunas gestiones y se espera que para el próximo año se consigan los recursos para hacer realidad la obra.

Según estudios preliminares, la construcción de la escuela de socorristas, que está matriculada en el banco nacional de proyectos, tendría un costo superior a los mil millones de pesos y su ejecución se verificaría en dos años.

Igualmente, se le pasó al Gobierno un proyecto para renovar el equipo automotor terrestre y fluvial, con un costo de 2.600 millones de pesos, y se pidió en forma escalonada, para ejecutarlo en el 95, 96 y 97, sin embargo, la DC aún no ha obtenido una respuesta.

Paralelo a ello, está el lograr mayor capacitación de los voluntarios, fortalecer la imagen de la institución y atender, a nivel social, a los voluntarios y funcionarios.

En cuanto a capacitación, comenta Vacca, se busca realizar cursos u otras formas de intercambio con entidades similares de otros países y enviar a funcionarios pagados por el Estado para que aprendan de la experiencia de otros países.

Por lo pronto, o mientras se construye la escuela, la DC incluyó una etapa de educación para sus voluntarios. Para lograrlo, sectorizó a las seccionales para que, por medio de la unión de las juntas que geográficamente estén más cerca, se haga la instrucción.

Lo más importante, acota el general, es que la gente tome conciencia de la importancia de la Defensa Civil. Y es que, según dice, solo quienes han recibido sus beneficios en un determinado momento de crisis, conocen a la institución, los más, parecen ignorarla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.