SOCIALISTAS USAN EL FANTASMA DE DELORS

SOCIALISTAS USAN EL FANTASMA DE DELORS

Voluntariamente en segundo plano durante la primera fase de la elección presidencial francesa, Jacques Delors, ex presidente de la Comisión europea, se insinúa como un comodín importante del candidato socialista Lionel Jospin para un eventual triunfo en la segunda vuelta el 7 de mayo.

28 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Las declaraciones de Delors sobre su futuro papel en caso de elección de Jospin, alimentan los rumores respecto a un posible binomio.

El martes, el ex presidente de la Comisión europea descartó en nombre de la coherencia y del sentido común postular al cargo de Primer ministro. El miércoles concedió que si Jospin se lo pidiera, examinará la cuestión .

La opción de Delors choca empero con el análisis político que efectuó al rechazar entrar en la carrera a la presidencia. Justificó su negativa por la ausencia de una mayoría política que lo apoye y la consecuente imposibilidad de aplicar sus soluciones: temía verse obligado, si resultaba electo, a cohabitar con un gobierno de derechas.

La derecha es ampliamente mayoritaria en al Asamblea nacional, donde dispone de más de 472 de los 577 escaños: un eventual futuro presidente socialista se verá obligado a convocar nuevas elecciones legislativas, sin estar seguro de obtener una mayoría de izquierdas.

En cualquier caso, el prestigio internacional de Jacques Delors, su profundo conocimiento de los expedientes europeos y la fuerza de sus convicciones podrían añadir atractivo a una presidencia de Lionel Jospin, menos conocido fuera de las fronteras que su rival de la derecha moderada, Jacques Chirac, alcalde de París.

Por otra parte, el futuro presidente se verá enfrentado desde su elección con el final de la presidencia semestral de la Unión Europea por Francia, y a la preparación de la conferencia intergubernamental de 1996.

A ese respecto, Delors estimó que una crisis sería saludable para que haya una respuesta clara a la cuestión de qué es lo que los países europeos desean hacer juntos.

Sus convicciones europeas hacen de Delors un magnífico señuelo para los electores centristas a quienes no convencen las profesiones de fe europea de Jacques Chirac.

Precisamente, la actitud más proeuropea de su rival, el Primer ministro Edouard Balladur, fue una de las razones del apoyo de su candidatura por los partidos centristas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.