IMPUESTOS: SALVACIÓN DE LOS MUNICIPIOS

IMPUESTOS: SALVACIÓN DE LOS MUNICIPIOS

Nombrar chepitos para impuestos, despedir funcionarios, ampliar el horario de las tesorerías, eliminar exenciones tributarias, crear nuevos gravámenes y aumentar los impuestos predial y de industria y comercio son las medidas que han ideado algunos alcaldes del Meta para resolver la crisis financiera con que iniciaron el año.

04 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Unos 6.048 millones de pesos necesitarían los 29 municipios para solucionar el problema financiero que afrontan.

La situación es aún más grave cuando los municipios dependen de los recursos que gira la Nación. Por lo menos el 30 por ciento de éstos estaban siendo destinados para sufragar los gastos de funcionamiento.

Ante la obligación de destinar la totalidad de los recursos corrientes de la Nación a la inversión social, cerca del 90 por ciento de los municipios del Departamento pasan por la peor crisis financiera de su historia.

Todas las administraciones gastarán durante este año más 16.400 millones de pesos en funcionamiento y generarán recursos del orden de 14.037 millones; es decir, hay un déficit de 2.397 millones de pesos. Por tanto, las obras de infraestructura se salva con los recursos del Gobierno Nacional que para este año serán superiores a los 20.000 millones de pesos y un endeudamiento cercano a los 2.000 millones.

Los más graves Uribe, Vistahermosa, Mesetas, El Castillo, El Dorado, Puerto Lleras, La Macarena y San Juanito constituyen los casos más dramáticos. Cerca del 90 por ciento de los recursos de estos municipios se derivan de la Nación.

Los ingresos recaudados a través de los impuestos municipales no alcanzan a cubrir ni una tercera parte de los gastos de funcionamiento.

Para la muestra un botón: el municipio de Uribe, con ingresos propios del orden de 17.3 millones de pesos, debe pagar 141 millón de servicios personales, gastos generales y transferencias.

A esta situación se suma el recorte de 128.7 millones de pesos en la participación de los recursos del Estado, quedando con un presupuesto total de 283.6 millones.

Vistahermosa, por su parte, recibe el 94.6 por ciento de los recursos de la Nación (unos 1.289 millones, descontando 23.3 millones de recorte) y sólo recauda 72 millones de pesos.

Las piruetas El alcalde de Castilla La Nueva, Alirio Vargas, aseguró que debe tomar medidas que van en detrimento de su propia imagen puesto que tendrá que desmontar las exenciones tributarias fijadas por administraciones anteriores e incrementar los impuestos de industria y comercio y actualizar el predial.

La situación los llevó a suspender por los tres primeros meses la contratación de los seguros de vida de los secretarios y concejales.

Miguel Antonio Caro Blanco, alcalde de Cumaral, dijo que suprimirá los rubros destinados a la Policía Nacional, Juzgado municipal y celebraciones.

Además programó un incremento de los impuestos y un crédito por 100 millones de pesos para sufragar la totalidad de los gastos de funcionamiento.

El tesorero del municipio de Vistahermosa, Edgar Rivera Oviedo, manifestó que la administración tiene un déficit de 204 millones de pesos, que debe superarse por medio de un crédito.

Por encontrarse el 75 por ciento del territorio del municipio en el Area de Manejo Especial de La Macarena, la administración municipal no puede recaudar aproximadamente 200 millones de pesos, debido a que los colonos no son propietarios de los terrenos que explotan.

La situación no es mayor debido a que el municipio inició un ajuste del presupuesto que le significa el despido de funcionarios, ampliación del horario de la tesorería, la designación de recaudadores rurales, aumento y facturación de los impuestos y la creación de nuevos gravámenes.

Por su parte, Nelson Galindo Galvis, Secretario de Gobierno del municipio de La Macarena, aseguró que el déficit es de 110 millones de pesos y que por tanto la administración debió despedir funcionarios.

El municipio tiene que actualizar los impuestos y comenzará a exigir el cobro estricto de los servicios públicos.

La situación ha llegado al punto de que los funcionarios tienen que asumir el costo de las hojas, lápices y cinta para las máquinas de escribir de la alcaldía.

Tampoco tienen dinero para la gasolina de las volquetas, motobombas del acueducto y del matadero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.