RECONOCIMIENTO

El administrador de la Dirección de Lucha Contra las Drogas DEA, elogia públicamente la batalla que Colombia ha librado contra los narcotraficantes y, lo que es más importante, reconoce que para las autoridades y el pueblo de Colombia ha significado sacrificio de vidas, costo material, daños físicos, su firme actitud de combatir valientemente el flagelo del narcotráfico. Sus palabras son más que suficientes: El precio que han pagado los colombianos durante la última década ha sido tremendo y muy difícil de visualizar para nosotros. Esperamos que la valentía de estos policías, jueces y periodistas, sea honrada con sus futuros esfuerzos . Así se expresó en una reunión a puerta cerrada con el ministro de la Defensa colombiano, Fernando Botero Zea; el Director de la Policía, General Rosso José Serrano, y el Director de Antinarcóticos, coronel Fernando Gallego.

27 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Si hemos protestado en anteriores ocasiones por la manera como se refieren en los Estados Unidos a la lucha de los colombianos contra la droga, debemos agradecer al señor Thomas Constantine el que haya hecho pública una declaración valerosa, franca y que consideramos real. La ocasión sirve para reiterar la necesidad de una más amplia colaboración. Ese día se enterraba en Estados Unidos a seis agentes de la DEA muertos en el atentado de Oklahoma. Y coincidía más o menos con el asesinato de un alto oficial colombiano, víctima de los terroristas narcoguerrilleros. Tal vez ello abrió el camino para que entre el alto ejecutivo de la DEA y los representantes de Colombia se intercambiaran frases de encomio y también de pesar.

La batalla ha sido dura, sangrienta; y el costo no sólo en nuestro país sino en otros, alcanza cifras elevadísimas y olas de dolor gigantescas. Infortunadamente, los narcotraficantes y todos lo saben se nutren cada día con el dinero de las víctimas, pobres inocentes que transitan la vía de una drogadicción insoportable para la sociedad.

Ojalá algún día podamos proclamar la victoria en un frente tan importante no solo para América sino para Europa y Asia. Por el momento son batallas dispersas las que se están librando, y el apoyo prestado por el señor Constantine es muy importante. Levanta los ánimos y pone un freno a la ola de críticas, muchas veces injustas, que surgen en los Estados Unidos contra la forma como Colombia se bate diariamente ante los capos de un negocio cuyas cifras de ganancias, como las mismas secuelas de la criminal actividad, son inconmensurables.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.