PALMICULTORES SUDAN ACEITE

PALMICULTORES SUDAN ACEITE

Fedepalma rechazó enérgicamente afirmaciones del codirector del Banco de la República. Afirman que el cultivo no ha desparecido por ser perenne.

18 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), apoyada por el sector del Meta, emitió una enérgica respuesta al miembro de la junta directiva del Banco de la República, Roberto Junguito Bonnet, quien en recientes declaraciones afirmó que los convenios de absorción de cosechas deberán desaparecer, y que el sector agropecuario nacional está altamente protegido.

En carta dirigida al codirector del emisor, el presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, dijo que es necesario hacer análisis más cuidadosos de la realidad actual del campo colombiano y de las políticas que se requieren para lograr una reactivación efectiva de la actividad agrícola.

Señalar a los productores y al supuesto exceso de protección como los responsables del desastre agrícola de los últimos años, es tender una cortina de humo sobre las verdaderas causas de este hecho y sobre sus verdaderos responsables , dijo.

Para el caso específico de la palma, el dirigente gremial dijo que el convenio de absorción es básicamente un mecanismo de regulación para contrarrestar el efecto de la estructura del mercado de aceites y grasas sobre los precios de la palma y no se constituye en traba alguna para el libre comercio, ni tampoco las franjas de precios, en la medida en que el subsector no ha dejado de estar expuesto y abierto a la competencia externa .

El dirigente gremial recordó que varios cultivos oleaginosos, como la soya, prácticamente han desaparecido de la geografía nacional, como consecuencia del manejo económico aperturista de los últimos años.

Explicó que aunque la palma no se cuenta entre ellos, no es prácticamente porque los agricultores no quieran retirarse de su actividad, sino por el carácter perenne del cultivo que los obliga a mantenerlo.

En su concepto hay otros factores externos que influyen pese a que las plantaciones de palma colombiana tienen niveles tecnológicos y eficiencias comparables con las de Malasia e Indonesia. Muchos cultivos están rodeados de inseguridad, violencia, precaria infraestructura vial (como el caso de los palmicultores de la región del Upía, en el Meta) y de puertos, de servicios de salud, educación y vivienda, así como el exagerado costo del crédito y la revaluación del peso, que son los verdaderos obstáculos a la competitividad de la producción nacional .

Se lamentó el presidente de Fedepalma de que muchos analistas nacionales pasen por alto las difíciles condiciones que han tenido que afrontar los agricultores y todavía afirmen que el agro no ha querido modernizarse.

Finalmente dijo que la palma africana podría tener grandes posibilidades en Colombia, debido a que es un cultivo tropical, altamente competitivo a nivel mundial y en el cual nuestro país ha forjado empresa y tecnología.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.