SEGUNDO ACUSADO EN EL CASO DE OKLAHOMA

SEGUNDO ACUSADO EN EL CASO DE OKLAHOMA

James Nichols, una de las dos personas en detención preventiva desde el viernes pasado, como testigo, en la investigación del atentado de Oklahoma City, fue acusado ayer en Milan (Michigan), de conspiración en la fabricación de artefactos explosivos.

26 de abril 1995 , 12:00 a. m.

El fiscal federal Saul Green precisó que James Nichols estaba implicado en una conspiración con su hermano, Terry Nichols, también en detención preventiva, y Timothy McVeigh, hasta ayer la única persona acusada de haber participado en el atentado.

Ayer la Oficina Federal de Investigaciones detectó elementos químicos en la ropa del sospechoso McVeigh y en su automóvil, pruebas que lo vinculan directamente con el atentado de Oklahoma City.

Los investigadores dijeron que descubrieron restos de nitrato de amonio en su ropa, así como en su auto, y que hallaron elementos que vinculan a McVeigh con los escombros de una aparente bomba de ensayo en Kingman, Arizona, su último domicilio conocido, informó la cadena de televisión CNN.

CNN agregó que un testigo identificó a McVeigh como el hombre que vio bajarse de un camión alquilado frente al edificio de Oklahoma City, poco antes de la explosión.

Según CNN, fuentes policiales informaron igualmente que McVeigh, un veterano de la Guerra del Golfo, denunció que era preso político y rehusaba responder a toda pregunta, limitándose a decir su nombre, rango y número de identificación militar.

Entretanto, el FBI distribuyó ayer un boceto más detallado del segundo sospechoso del ataque, y conocido como el hombre del tatuaje , sobre la base de nuevas entrevistas de los testigos que dicen haber visto a dos hombres alquilar una camioneta en Kansas, que luego fue utilizada en el ataque.

El nuevo boceto muestra a un joven de cabellos ensortijados con una gorra de béisbol.

La cifra de muertos del ataque ascendía ayer a 87, pero puede incrementarse rápidamente ya que los bomberos han localizado al menos 19 cadáveres atrapados bajos los escombros de la primera planta.

Hasta el momento, más de cien personas continúan desaparecidas bajo los restos del edificio de oficinas federales Alfred Murrah, y, en opinión de los que realizan las tareas de rescate, encontrar a alguien con vida sería un auténtico milagro .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.