JAPÓN EN PROBLEMAS PARA ENTERRAR SUS DESECHOS NUCLEARES

JAPÓN EN PROBLEMAS PARA ENTERRAR SUS DESECHOS NUCLEARES

Una pelea entre el gobernador de la provincia de Rokkasho y el gobierno central de Japón por la llegada de un barco inglés cargado con desechos nucleares, reveló ayer que ese país, al igual que Estados Unidos y Europa, no tiene un plan de almacenamiento definitivo para los peligrosísimos residuos radioactivos. (VER RECUADRO:ATRACA BARCO CON DESECHOS NUCLEARES).

26 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Después de surcar 31.000 kilómetros desde el puerto francés de Cherburgo y pasar -en medio de protestas- por las aguas territoriales de 35 naciones, el buque Pacific Pintail tuvo que suspender durante 24 horas el descarge de sus 14 toneladas de varillas de plutonio, material altamente radiactivo.

El barco solo obtuvo permiso de atracar luego de que el gobierno central se comprometiera con las autoridades de la provincia de Rokkasho a que los desechos nucleares no serían enterrados en su suelo por tiempo indefinido.

Lo importante es que hemos conquistado la promesa para no tener que dejar este problema a nuestra próxima generación , dijo el gobernador de la prefectura (estado) de Aomori, Morio Kimura.

A escasos kilómetros del puerto de Rokkasho, un pueblo pesquero y agrícola de 11.000 habitantes a 520 kilómetros al nordeste de Tokio, funciona una planta nuclear para generación de energía eléctrica. En ese lugar será enterrada, hasta el año 2040, la carga del Pacific Pintail : 28 varillas herméticamente selladas en un cilindro. El material radioactivo necesita un período promedio de 50 años de enfriamiento.

Japón, que tiene pocas fuentes de energía, ha adoptado un ambicioso programa nuclear. De sus 49 reactores, 38 están en operación y suministran el 28 por ciento de la electricidad nacional. No obstante, la isla carece de una planta capaz de reprocesar sus desechos nucleares, y por esta razón, debe enviarlos a Francia y Gran Bretaña.

Peligrosos viajes Lo grave del asunto es que hasta que Japón ponga en marcha su propia planta de reprocesamiento (probablemente en Rokkasho, a comienzos del próximo siglo) este país continuará enviando por barco los desechos de sus centrales nucleares a Europa. Varios países latinoamericanos han protestado por el peligro de que ocurra una catástrofe ecológica en alguno de estos largos viajes.

El material que transportaba el Pacific Pintail contenía mucha más radiactividad que la emitida por el reactor averiado de Chernobil (Ucrania) en el accidente de abril de 1986, según el Centro Cívico de Información Nuclear en Tokio. Unas 125.000 personas murieron en Ucrania entre 1988 y 1994 como consecuencia del accidente de Chernobil.

Aunque la posición de Kimura fue aplaudida inicialmente por los grupos ecologistas, su posterior rendición dejó claro que la protesta pretendía conseguir una mayor ayuda del gobierno central para esta remota provincia, a cambio de aceptar la basura nuclear durante algún tiempo.

Vale la pena resaltar que sólo cinco de las 47 prefecturas de Japón están dispuestas, pese a los beneficios económicos que promete el gobierno central, a recibir dicho material radioactivo.

Esto indica que el manejo y ubicación de los desechos nucleares en Japón es un problema grave que podría complicarse aún más en el futuro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.