SE ENTREGÓ PRESUNTO TESTAFERRO:

SE ENTREGÓ PRESUNTO TESTAFERRO:

26 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Cali En compañía de su esposa y de un sobrino, Jesús Armando Piedrahíta González, quien figura en la lista de 12 personas sindicadas por la Fiscalía de ser presunto testaferrato del cartel de Cali, se entregó el lunes en la noche ante el Bloque de Búsqueda, en las instalaciones de la Escuela de Carabineros de Cali.

La presentación voluntaria de Piedrahíta ocurrió a las 9:30 de la noche, confirmó el fiscal Regional, Miguel Muñoz Paladines, quien explicó que Piedrahíta, de 44 años, fue trasladado en la mañana ayer a Bogotá para rendir indagatoria.

Al momento de su entrega, Piedrahíta explicó que trabaja hace 20 años en una empresa distribuidora de maquinaria agrícola, con sede en Cali y sucursal en Pasto, en donde desempeñaba labores administrativas. Agregó que hace unos días, cuando se encontraba en Pasto, se enteró por intermedio de un amigo que su nombre aparecía en una lista de personas requeridas por la Justicia.

La única regularidad que reportó Piedrahíta cuando se presentó ante el Bloque fue la pérdida de su cédula en 1980 en Pasto, ciudad en donde instauró la respectiva denuncia.

Entre tanto, los familiares de Eduardo Gutiérrez Ardila, otra de las personas que figura en la lista y quien fue detenido el viernes pasado en Cali, exigieron agilidad a la Fiscalía para esclarecer lo que ellos llaman una grave equivocación .

De acuerdo con María Eloisa Orejuela, madre de la compañera de Gutiérrez, su captura es un error. El no tiene dinero ni propiedades. Eduardo es sencillamente el conductor de una empresa de cementos en donde se gana un promedio mensual de 240 mil pesos , dijo.

Voceros de la empresa Concretos de Occidente S.A. confirmaron que Gutiérrez trabaja hace unos tres años en esa compañía y que la captura realizada en sus instalaciones los tomó por sorpresa.

Pese a que las autoridades señalaron que la cédula de Gutiérrez, con número 16 642.433, corresponde a la persona buscada como presunto testaferro de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, Orejuela aseguró que a todo es una confusión generada por el hecho de que a su yerno la cédula se le extravió hace dos años.

Sin documentos legales para demostrar la situación económica de Gutiérrez, sus dos hijos, de 16 y 15 años, se dieron a la tarea de exhibir la cama en donde él duerme arrinconado contra la pared y detrás de las vitrinas de una pequeña habitación que también hace las veces de tienda.

En la habitación hay un equipo de sonido, que según María Orejuela es el trofeo de una rifa de la empresa. El resto de la residencia, con unas cuantas sillas ubicadas frente al televisor y paredes de ladrillo desnudo, es ocupada por otros cinco parientes. Las mujeres de la casa viven de preparar almuerzos para venderlos a los obreros de las empresas aledañas al sector.

Aunque la residencia está frente a la sede del Club Deportivo América, Orejuela dijo que su Eduardo no está en capacidad de formar parte de la junta directiva de ese equipo de fútbol, como aseguran que es la persona que buscan. Es cierto que mi yerno es hincha de ese equipo, pero no es para tanto , concluyó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.