PROTESTAS EN BOLIVIA

PROTESTAS EN BOLIVIA

El presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada demandó ayer la suspensión de todas las protestas sindicales como condición para considerar un posible levantamiento del estado de sitio.

26 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El día que los niños estén estudiando, los maestros estén enseñando, que no haya las amenazas de bloqueos y otro tipo de actos...estamos muy, muy dispuestos a hacerlo , dijo el gobernante.

El estado de sitio fue decretado hace una semana ante una creciente ola de protestas sindicales y cívicas y constitucionalmente puede durar un máximo de 90 días.

Pese a que el presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia, monseñor Edmundo Abastaflor, convocó al gobierno y los trabajadores a emprender el camino de la paz y el diálogo, para resolver los problemas sociales y regionales, el presidente se cuidó de no alentar muchas esperanzas sobre el plazo del estado de sitio, advirtiendo que esa medida no ha logrado hasta ahora superar el principal problema, la huelga de maestros que ingresó en su séptima semana.

Prometo que el momento en que vuelva el orden público...vamos a ser los primeros en buscar el diálogo, el acercamiento y el consenso pero obviamente la medida de estado de sitio se ha tomado para llevar al país al orden público , insistió el presidente.

La huelga docente, casi total en siete de los nueve departamentos (provincias) persistía ayer pese a la amenaza gubernamental de despedir a los huelguistas.

En el Chapare, la principal región productora de coca, los sindicatos campesinos mantenía en pie su amenaza de bloquear los caminos y desde la clandestinidad las federaciones de estudiantes universitarios amenazaron con declarar una huelga de hambre. El ejército mantenía ayer un fuerte control en la zona del chapare, y al menos diez dirigentes cocaleros fueron detenidos.

A sus demandas de revisión de una polémica ley de reforma educativa, los maestros, cocaleros y universitarios sumaron la del levantamiento del estado de sitio y la liberación de los casi 400 sindicalistas detenidos en la última semana, la mayoría de ellos ahora confinados en remotas poblaciones rurales.

Asimismo, alrededor de cien periodistas bolivianos celebraron ayer una protesta frente al palacio de gobierno en la que denunciaban la medida gubernamental.

La protesta no fue reprimida por la policía, pero el secretario de régimen interior Hugo San Martín anunció que el gobierno analizaba eventuales sanciones contra los periodistas manifestantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.