Con 1.500 votos en ‘mandato’, niños de Balsillas piden escuela

Con 1.500 votos en ‘mandato’, niños de Balsillas piden escuela

-“¿Y por qué no hacemos otra escuela?”. -“Porque el Gobierno no tiene plata”. -“Pues tengo una idea: volvámonos guerrilleros y entreguemos a un secuestrado. Yo vi por televisión que por eso dan 1.000 millones”.

11 de noviembre 2008 , 12:00 a.m.

El auditorio quedó en silencio. Luego, cuando los niños de 6 y 10 años que dijeron esas líneas hicieron la venía al público, sonó un fuerte aplauso.

El escenario fue la calle principal de Balsillas (Caquetá), frente al billar de este caserío de San Vicente del Caguán, y esas frases cerraron la obra que presentaron estudiantes de la Escuela Guillermo Ríos Mejía.

Así fue la apertura del ‘Mandato Infantil por la Vida y la Paz’, con el que los niños le pidieron al Gobierno que les construya una escuela.

A la antigua nadie ha vuelto desde junio del 2007, cuando dos soldados asesinaron a la rectora del colegio, a un menor y a otras cuatro personas en una masacre que inició en el polideportivo.

Aunque los militares que protagonizaron la masacre (Jaír Farfán Moore y Alberto Jiménez Rodríguez), fueron condenados a 40 años de cárcel, los estudiantes no volvieron a la escuela porque está situada a 70 metros de un retén militar y a 400 metros del Batallón de Alta Montaña.

Los padres de familia, la JAC y hasta ONG han solicitado sin suerte que se traslade la base militar o que se construya una nueva escuela.

Por eso, de los 470 estudiantes que tenía la escuela, 200 no volvieron a clases y 270 estudian en casas de familia, en tabernas y hasta en el billar del pueblo.

“Nos tocó darles clases en nuestras casas porque los padres se rehúsan a dejarlos ir a la escuela por miedo”, dice el profesor Camilo Ardila, y confiesa que hasta a él le da miedo volver, porque ahí murió su amiga y rectora del colegio, Marleny Berrío Jiménez.

‘Construyen o marchamos’ Martín Pardo, presidente de la JAC, dijo que nadie se ha comprometido con la construcción de la nueva escuela y que por eso los niños idearon el ‘Mandato por la Vida y la Paz’ para pedirle al Gobierno que actúe.

Si no hacen nada, anunció Javier Soto, de la Asociación de Colonos del Pato y Balsillas, “marcharemos hasta Florencia y le pondremos una tutela al Estado, porque se está vulnerando el derecho a una educación digna”.

El evento del domingo, patrocinado por la Corporación de Desarrollo y Paz del Huila y el Piedemonte Amazónico (Huipaz) buscaba llamar la atención del Estado.

Olmo Guillermo Liévano, director de Huipaz, dijo que esa tragedia marca la memoria de los niños. “Por eso es tan cruel oírles eso de la obra de volverse guerrilleros”.

Al final de la obra sonó la música y de una tela roja salieron bailarines con lanzas de fuego. Luego, los niños hicieron dibujos en hojas tamaño carta que introdujeron en cajas simulando una votación.

Lograron 1.500 votos con los que esperan que por fin el Estado se conduela y les de su nueva escuela

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.