NOBEL BRASILEÑO :

NOBEL BRASILEÑO :

30 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Estamos en plena Feria Internacional del Libro. Brasil es el invitado de honor. Y volvemos sobre esta reflexión. La literatura brasileña avanza entre las del continente americano con una serie de autores que, apoyados en una tradición vanguardista, continúan sorprendiéndonos sin tregua. Mientras otras literaturas cayeron en los últimos veinte años en una velada decadencia de sus temas, los brasileños, sin regresar en ningún momento a los realismos comprometidos justos en su tiempo y con una visión profunda de las transformaciones de la sociedad y de los recursos expresivos literarios, nos han continuado entregando una literatura sin aduanas de ninguna naturaleza y con un vigor y una espontaneidad sin límites. El mismo Jorge Amado cambió, con energía y valor, en los últimos veinte años para no perder actualidad. Y una mujer, Nélida Piñón (Río de Janeiro, 1937), con estatura de escritora de todas las tierras, como pocas hoy en el continente, surgió para pensar y escribir este inmenso remolino que es América, que es el mundo entero que nos tocó vivir al final de este milenio. Su novela La república de los sueños, escrita para lectores de carreras de fondo, sobrepasa, sin dudas, a muchas de las grandes obras del pasado boom de la narrativa latinoamericana. Lo cual da para volver a pensar que, como ya lo dijimos en otra oportunidad, la Academia sueca sigue en mora de entregarles su primer Nobel, ahora más que nunca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.