JUSTICIA A GRITOS

Si tu ojo derecho es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo vaya al infierno . San Mateo 5: 27-30.

25 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Cómo cobra actualidad este aparte del Evangelio de San Mateo, pues hoy Colombia necesita que a este cuerpo corrupto le cortemos el brazo y le saquemos el ojo para evitar que acabemos como un país paria en el concierto mundial.

Esa, sin lugar a dudas, es la responsabilidad de la Fiscalía General de la Nación y de la Corte Suprema de Justicia: evitar que Colombia acabe en el infierno de la narcodemocracia.

Para nadie es un secreto que los narcos financian campañas electorales. Y que obtienen como retribución leyes favorables a sus intereses (no es sino ver el Código de Procedimiento Penal y el Código Penal) que les permiten alegar a cuatro vientos que están dispuestos a someterse a la ley.

Pero de ese sabor amargo y de esa creencia de certeza sin prueba alguna, ahora pasamos a algo mucho más firme. Por fin una entidad judicial le mete muela al asunto y comienza a destapar una olla podrida.

Poco a poco la Fiscalía desenreda la complicada madeja de la relación narcos-políticos. Relación que se remonta a la década de los 70, con gran auge en la de los 80, donde uno de ellos llegó al Congreso y se paseaba con otro de los implicados en este escándalo.

Claro, ya se escucha la airada reacción de quienes no pueden hacer nada distinto de enlodar a otros personajes o instituciones para tratar de tapar el sol con las manos.

O peor aún, minimizar lo sucedido con el cuento de que uno nunca sabe quién paga las cuentas, precisamente en el hotel Intercontinental de Cali en plena campaña electoral.

Porque la verdad es que tan grave es la entrega de unas camisetas o el pago de una cuenta de hotel, como la donación de unos millones a una campaña. Ojalá la Corte no haga diferencias entre uno y otro.

Capítulo aparte el de la representante Yolima Espinosa, quien ha batallado contra los narcotraficantes en todos los campos y es posible que sea víctima de una celada. Al margen de ello, con una dignidad y una altura que pocos tienen -y que los actores de este enredo han demostrado públicamente no tenerla- se retira de la DLN y acata el fallo de la Comisión de Etica del liberalismo a la espera de una investigación judicial.

También merece el apoyo de todos los colombianos de bien la decisión de la Comisión de Etica del liberalismo, que de manera tajante decidió suspender a los implicados. Valga aclarar que esta comisión es de ética y no jurídica y por eso puede anticiparse a un fallo y de paso sentar un precedente que enaltece al partido y a los miembros de esa comisión.

En Italia los jueces lograron depurar un sistema corrupto y su principal figura, el ex fiscal Anthonio Di Pietro, es el personaje más importante del país, por encima de Silvio Berlusconi.

Hoy estamos a las puertas de algo similar. La Corte Suprema y la Fiscalía se han convertido en la última barrera contra la corrupción y el dinero fácil. En manos de estas dos instituciones se centran las esperanzas de todos los colombianos de bien que, cansados con esta impunidad, exigimos justicia. Nada más, pero tampoco, nada menos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.