DOS SIGLOS DE HISTORIA EN 20 MIL VOLÚMENES

DOS SIGLOS DE HISTORIA EN 20 MIL VOLÚMENES

Aquí yacen los libros del dueño y de los amigos que se descuiden , rezaba el letrero ubicado a la entrada del oscuro sótano donde Luis Ospina Vásquez recolectó los 10 mil volúmenes que conformaban su biblioteca personal.

20 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Un escritorio con sofás de cuero y una hamaca, le sirvieron para acondicionar un recodo donde dedicó días y noches enteras a la lectura y la escritura. Allí, desde una esquina del centro de Medellín, permaneció en contacto con los más grandes pensadores europeos y americanos.

Como quien cuida el tesoro más preciado, selló las ventanas del lugar para evitar que el polvo dañara los libros donde reposaban dos siglos de historia: cartas y escritos personales donde hombres del pasado expresaban sin reparos sus creencias sobre asuntos que no podían ser ventilados públicamente por las normas que imponían el trato social o la prudencia política, hasta los primeros periódicos manuscritos que reprodujeron en la primera imprenta que trajo a Antioquia en 1812 el dictador Juan del Corral.

Don Luis, hijo del general Pedro Nel Ospina, presidente de la República y nieto y primo de otros dos jefes de Estado, estudió derecho, economía, historia y literatura, y aunque terminó ciego de tanto leer, nunca perdió su contacto con los libros.

Unos meses antes de su muerte, en 1976, decidió hacer públicos los secretos guardados con tanto celo en los bruñidos estantes de madera. Donó sus libros y creó la Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales (Faes), la cual, 20 años después de fundada, es patrimonio cultural. Enciclopedias y libros incunables en ediciones de lujo; manuscritos, muchos de ellos inéditos, y estampas sobre la sociedad, la economía y la política conforman el recuento histórico documental del Faes.

Memoria visual Además, hay unos 350 carteles que permiten reconstruir el pasado y una completa colección de documentos e investigaciones sobre la región antioqueña, tanto de autores nacionales como de extranjeros.

En su colección puede hallarse desde un Manual de Señoritas o el arte para aprender cuantas habilidades constituyen el verdadero mérito de las mujeres hasta obras de un gran valor documental como el Arcano de la Quina, obra póstuma de José Celestino Mutis.

También reposan los nostálgicos recuerdos de la ciudad de principios de siglo, a través de las imágenes detenidas en el tiempo con fotografías que registran los cambios en el vestuario, en las vías y en la arquitectura de Medellín, desde 1897 hasta 1980.

La biblioteca de Faes la integran 20 mil volúmenes y 41 fondos o colecciones privadas, además de medio millón de negativos recogidos en seis archivos fotográficos que conforman el Centro de Memoria Visual.

Esta Fundación busca fomentar la investigación y los estudios en el área de las ciencias sociales, haciendo énfasis en Antioquia y Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.