PESE A LAS INTERVENCIONES, LA PERSPECTIVA DEL DÓLAR A LARGO PLAZO ES ESTREMECEDORA

PESE A LAS INTERVENCIONES, LA PERSPECTIVA DEL DÓLAR A LARGO PLAZO ES ESTREMECEDORA

El dólar sí que está enfermo. La divisa estadounidense repitió el miércoles en el mercado de divisas su actuación de los últimos días al volver a desplomarse a otro nivel mínimo histórico frente al yen japonés.

20 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Posteriormente se recuperó ligeramente gracias a una combinación de intervenciones del Banco de Japón y tomas de ganancias. Pero los agentes y economistas aconsejan no esperar mejorías en un futuro inmediato.

A largo plazo, el dólar está en serios problemas , dice Keith Skeoch, economista jefe de James Capel & Co., de Londres. Señala que en la actualidad los bancos centrales de otros países financian aproximadamente el 45% del déficit en cuenta corriente de Estados Unidos _una amplia medición del comercio de bienes y servicios, además de ciertas transferencias financieras_ con la compra de bonos del Tesoro de EE.UU. Pero a esos bancos les apetecen cada vez menos los dólares; y a medida que eso sucede, EE.UU. se vuelve cada vez más dependiente del capital privado extranjero.

México descubrió que no es una ruta fácil; las cosas se van a poner más difíciles para EE.UU., advierte Skeoch. Naturalmente, EE.UU. podría escapar a este problema si reduce el déficit presupuestario o logra que los estadounidenses ahorren más.

Desafortunadamente , dice el economista de James Capel, ninguna de las opciones] parece probable .

Los corredores creen que el dólar puede experimentar valorizaciones breves. Pero Amy Smith, jefa de estrategia monetaria de I.D.E.A., firma de investigación de mercado, pronostica que el dólar caerá a 70 yenes y 1,25 marcos el próximo año.

La aritmética ofrece pocas alternativas, dice. Washington tiene el mayor déficit comercial del mundo y Japón tiene el mayor superávit. Estados Unidos cuenta con una de las tasas de ahorro más bajas del mundo y Japón tiene una de las más altas.

Los enormes déficit presupuestario y comercial de EE.UU., junto a su baja tasa de ahorro significan que depende mucho de un flujo constante de inversión extranjera , dice Smith.

La solución lógica es que los inversores japoneses compren acciones, deuda, plantas y equipos estadounidenses. Pero no lo hacen. Un motivo es que necesitan el dinero en su país para estabilizar su tambaleante sistema bancario, financiar la reestructuración empresarial y reconstruir Kobe tras el terremoto.

Pérdidas anonadantes Otro motivo es que tras haber sufrido una sacudida con la deuda de EE.UU. que habían adquirido, no se muestran ansiosos por comprar más. A las tasas de cambio actuales, Merrill Lynch & Co. calcula que las instituciones y particulares japoneses han perdido la anonadante suma de US$715.000 millones en sus carteras de bonos del Tesoro de EE.UU. desde principios de los años 80.

A últimas horas de ayer en Nueva York el dólar se cotizaba a 1,3705 marcos, un aumento en relación con 1,353o marcos a últimas horas del martes. El dólar también se negociaba a 81,30 yenes, un aumento sobre 80,63 yenes del día anterior. La libra esterlina se cotizaba a US$1,6087, una baja en comparación con los US$1,6087 del martes.

La divisa estadounidense cayó a un nuevo nivel mínimo, 79,85 yenes, durante las primeras horas de negociación en Asia. También cayó a un récord mínimo frente al dólar de Singapur, tocó su cota mínima anterior de 1,1120 francos suizos y en un punto se negoció apenas por encima de su récord mínimo de 1,3440 marcos del 8 de marzo.

La intervención del banco central japonés ayudó a levantar el dólar y una racha de compras para cubrir posiciones a corto lo levantó un tanto más.

Creo que el aumento se debió más al escaso volumen de operaciones que a otra cosa , dijo Jim Phoenix, vicepresidente de venta de divisas extranjeras de la sucursal neoyorquina de Canadian Imperial Bank of Commerce. Yo no se lo atribuiría a las cifras de comercio. El mercado ya no negocia tanto sobre la base de la información sino a movimientos especulativos .

Mientras tanto, el yen recibe el apoyo de, entre otras cosas, la creciente discordancia entre los funcionarios de EE.UU. y Japón sobre las negociaciones comerciales y la debilidad del dólar.

Japón ha mostrado que el gobierno no es capaz de tomar medidas para abrir el país a los productos extranjeros , dice Jacques-Denis Le Roy, economista internacional de Banque Nationale de Paris, con sede en la capital francesa. Y Washington, que se da cuenta de que el dólar bajo le abre las puertas del mercado japonés .

En Europa, la divisa estadounidense también sufre los efectos de la preocupación por las próximas elecciones en Francia e Italia, así como por la violencia política en España, lo que impulsa a los inversores europeos a deshacerse de las divisas de esos países y refugiarse en el marco.

Cuando los corredores venden otras divisas para comprar marcos, a menudo el dólar es una víctima indirecta. Eso se debe a que los corredores primero venden los francos, pesetas y liras para comprar dólares, y luego venden los dólares y compran marcos. Mientras tanto, la libra esterlina, que se ha visto muy afectada por la debilidad del dólar y la escasa popularidad del Partido Conservador británico, cayó a niveles mínimos frente al marco.

Por el momento hemos visto lo peor , dice Rainer Dutine, jefe de negociación interbancaria de Citibank AG en Francfort. Pero advierte que a largo plazo todavía veremos caer el dólar a menos de 1,30 marcos alemanes .

Tras pronosticar erróneamente un aumento del dólar durante los últimos años y verlo derrumbarse este año, los analistas dicen que prever cuándo el dólar tocará fondo es engañarse a uno mismo. Intentar ser más vivo que el mercado no es muy inteligente , dice Avinash Persaud, economista internacional de J.P. Morgan & Co. Durante los últimos 24 meses, ha tenido mucho más sentido reconocer la tendencia dominante subyacente: la abrumadora preferencia de los inversores por mercados de menor riesgo, con buenos saldos en cuenta corriente y una fuerte credibilidad monetaria: el yen, el marco y el franco suizo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.