ARUBA, LA ISLA DEL COLOR

ARUBA, LA ISLA DEL COLOR

El último día de abril, hacia las 7 de la noche, Aruba se convirtió en un mundo de fantasía. Personajes con disfraces y trajes de luces se apropiaron de la noche hasta contagiar a turistas y nativos con el ritmo de la música. Era la fiesta oficial en honor del cumpleaños de la Reina Elizabeth y la isla se vistió de carnaval como lo hace muchas veces al año para festejar las fechas especiales o los días patrios.

20 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El ritmo arubiano, una mezcla de son y merengue, tentó a la gente a sumarse al jolgorio. Fueron más de cuatro horas de baile y goce, hasta cuando la caravana se detuvo y en silencio llegó el final de la jornada: un juego de luces pirotécnicas se tomó el cielo con figuras multicolores hasta la 1 de la mañana. La noche cálida y rumbera de Caribe culminó.

Una rutina de turistas El despertar de la isla es hacia las 6 de la mañana, apenas comienza a calentar el sol. Entonces, cada uno de los habitantes de Aruba se prepara para atender al turista, porque el diario vivir de esta isla transcurre y vive en medio de la industria turística.

Los almacenes abren sus puertas hacia las 8 de la mañana, al igual que los lugares que le ofrecen actividades acuáticas y paseos por la isla.

Las opciones para pasar el día en Aruba son infinitas. Quizás lo más conveniente es empezar con una excursión que se puede realizar contratando un taxi (con tarifas de 25 a 40 dólares) y se visitan los lugares típicos de la isla: seguro lo llevará al puente natural tallado en coral por la fuerza del mar. La entrada es gratis y encontrará varios quioscos para tomar toda clase de bebidas e inclusive comer algo ligero.

También visitará un lugar llamado Yamanota Hill que lo sorprenderá, pues como es el punto más alto de las isla podrá apreciar en toda su magnitud que en Aruba conviven el desierto y el mar.

Por un lado verá cactus, arena desértica y grandes piedras; por el otro, un mar con gamas de colores azules y verdes. Todo desde el mismo punto. En lo alto del Yamanota hay una especie de terraza desde donde se podrán tomar las mejores fotos panorámicas de Aruba.

Es posible que el taxista, dentro de su recorrido, lo lleve a las ruinas de un fuerte antiguo del que solo quedan pedazos de paredes carcomidas por la acción de la arena y algunos restos de cañones que un siglo atrás sirvieron para defender a la isla.

El día puede finalizar en los centros comerciales. En el centro de Aruba hay tiendas en las que se puede encontrar de todo. Sin embargo, cuidado!, no espere ver artículos autóctonos, el mercado de Aruba se caracteriza por los importados. Encontrará marcas conocidas de ropa, zapatos, artículos para la casa, accesorios de baños y cocina.

Antes de partir de compras recuerde que debe llevar a mano un buen fajo de dólares pues no se aceptan sino florines (moneda arubiana) o dólares estadounidenses. Las otras monedas extranjeras no son aceptadas en esta isla y su cambio en los bancos es prácticamente imposible, no las reciben.

Una noche con toque Caribe Y sin importar lo que el día le haya ofrecido, la noche tiene para el turista tres actividades básicas: un buen restaurante (abundan en la isla), una tranquila rumba (hay más bares que discotecas) o un rato en uno de los casinos.

Si elige un restaurante, Aruba le ofrece todo un menú de lugares y de suculentos platos. Hay variedad en la gastronomía internacional, mientras que la cocina autóctono es escasa, según los habitantes de la isla porque en su tierra se cultivan pocas cosas.

Siempre le ofrecerán un buen vino, entradas, plato fuerte y postre, y dependiendo de su apetito la cena puede estar entre los 30 y los 50 dólares.

Si la opción es irse de rumba, no hay mucho de donde escoger pues en la isla no hay una variedad de discotecas. Contrario a los bares que le brindan al turista la posibilidad de pasar una tranquila noche, con un trago y al ritmo de la música caribeña. El presupuesto para esta opción es cercano a los 50 dólares.

Si decide lanzarse al mundo del juego y del azar, lo mejor es que se lleve una buena cantidad de dólares porque lo que gastará será proporcional a lo que disfrutará en los casinos.

Aruba desde el mar Después de un día de paseo y de compras, la siguiente opción está en las actividades acuáticas. Estas se pueden contratar desde el hotel o directamente en los lugares especializados (sus puertas están abiertas desde las 8 de la mañana).

La gama de posibilidades es amplia: va desde un crucero por la isla (al estilo crucero del amor), pasando por el buceo, el snorkel y el paseo en lancha, hasta una excursión en submarino a 300 metros de profundidad. Cada una de estas actividades se demora toda la mañana e inclusive se toma un poco de la tarde.

No obstante, lo más apetecido por los turistas es el viaje en submarino. Comienza con un paseo en velero de cerca de 30 minutos (se recomienda visera, bloqueador y camiseta). Luego, en medio del mar, se escucharán las recomendaciones.

Si se sienten ahogados, asfixiados, que les falta el aire o están mareados, por favor avisen antes de los 10 primeros minutos de descenso, porque después no se puede subir. Ajusten sus cámaras a 400 asa para que les salgan las fotos y no utilicen el flash. Si no pueden ajustar la cámara o no tienen, aquí en velero se vende una especial para el submarino que vale 9 dólares (9.000 pesos) , anuncia el capitán.

Sin embargo, no pierda su tiempo. Es inútil ajustar su cámara o comprar la del barco, las fotos no saldrán. Lo que sí es práctico es llevar una filmadora.

En el momento de hacer el transbordo le piden a la gente que se reúna con los familiares o amigos con los que viaja para que adentro queden juntos, porque las sillas están en fila india a cada lado del submarino.

El viaje en el fondo del mar se demora cerca de una hora en la que usted se siente parte de ese otro mundo al que casi nunca tenemos acceso.

Peces de todas las clases pasarán muy cerca, tanto que podrá detallarlos. Tocará el fondo del mar y verá las características de los detalles del fondo. Mientras mira, el guía le irá explicando lo que ve.

Al subir nuevamente a la superficie sentirá que ha estado en otro mundo, uno que no olvidará, al igual que no olvidará a una isla que mueve cada uno de sus componente en función de complacer a usted, al turista.

Si usted va Tiquete aéreo: US$ 291, ida y regreso. Vuelos de Avianca (lunes y sábado), Sam (jueves y sábados), Air Aruba (miércoles y viernes), Avensa (lunes, miércoles, viernes y domingo) y AeroRepública (jueves).

Transporte: Se pueden utilizar taxis (la tarifa promedio es de 15 dólares (15 mil pesos) o buses, el pasaje vale 1 dólar (1.000 pesos). Aruba cuenta con un eficiente servicio que recorre la isla de extremo a extremo. Es fácil tomarlos en los paraderos localizados en cercanías de los hoteles, en el centro y en los sitios de interés.

Alquiler de vehículos: cuenta con aproximadamente 25 agencias de alquiler. La edad mínima para rentar un auto oscila entre los 21 y 25 años. Es necesario contar con una licencia de conducción vigente o con una licencia internacional. Se exige un depósito de US$ 500 o un pagaré de tarjeta de crédito abierto. Las reservaciones y contratos se pueden hacer desde Colombia.

Transportes especiales: buses, vans, jeeps, motocicletas y hasta bicicletas. Los hoteles suministran información al respecto.

Compras: la isla es un puerto libre y como tal, ofrece variedad de artículos importados. Perfumes, joyas, licores, quesos holandeses, cristal, vajillas, ropa y muchas cosas más.

Casinos: son uno de los principales atractivos de la isla. Hay máquinas tragamonedas, ruleta y blackjack. La mayoría de los casinos ofrece espectáculos con artistas internacionales, desfiles de modas, grupos de baile locales, discotecas y restaurantes.

Almuerzo promedio: desde US$ 16.

Moneda: Florín arubiano, equivalente a 1,79 dólares. Unicamente se puede pagar en dólares o florines o con tarjeta de crédito. No se acepta otra moneda.

Idioma: Papiamento (mezcla de portugués, holandés y español). Sin embargo, hablan inglés, español y holandés.

Clima: Seco. Aproximadamente 28 grados centígrados en el día.

Ubicación: Está a 20 kilómetros de las costas de Venezuela.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.