GERLEIN Y CELIS COMANDAN EL NUEVO CONSERVATISMO

GERLEIN Y CELIS COMANDAN EL NUEVO CONSERVATISMO

El coletazo de la crisis política golpeó con especial fuerza al Partido Conservador.

19 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El golpe fue tan fuerte que lo fracturó en dos vertientes que hoy parecen irreconciliables: la línea del directorio oficial, por una parte, y un grupo de disidentes que desde ayer era conocido dentro de los círculos parlamentarios como las huestes azules del gobierno , por otra El resultado del reciente proceso en la Cámara confirmó que tenemos las mayorías, de eso no hay duda alguna , expresó, como quien proclama un triunfo, la representante nortesantandereana Isabel Celis.

Ellos se pueden quedar con el poder burocrático, pero nosotros nos quedamos con el poder moral , respondió desde la otra esquina Jaime Arias, presidente del Directorio Nacional Conservador.

Como quien escucha las ofertas del mejor postor, ambas vertientes han abierto sus puertas a virtuales adherentes.

Ayer la llamada línea isabelina , denominada por sus contradictores como los lentejos , comenzó a ver crecer su frente parlamentario. Un viejo peso pesado del alvarismo, el senador Roberto Gerlein, anunció su respaldo a este grupo.

Esa adhesión le permitió a la congresista Celis hablar del surgimiento de un nuevo grupo con identidad propia al que ella da el nombre de Nuevo Conservatismo .

Para Arias y para el también senador Juan Camilo Restrepo el nuevo conservatismo no es más que una entelequia inventada con la inspiración del ministro del Interior Horacio Serpa.

El Gobierno dice que va a respetar la oposición, pero por otro lado está promoviendo el lentejismo; es una actitud indecorosa , afirmó Restrepo.

Arias fue más a allá y dijo que esta disidencia conservadora no sólo está movida por los hilos de Serpa, sino que hace parte desde ahora de una pretendida plataforma para lanzar su campaña presidencial.

Por ahora es un hecho el crecimiento nominal de la disidencia azul. En la Cámara los isabelinos suman ya 22 representantes, frente a 36 que permanecen leales al directorio.

En el Senado se habla hasta ahora de 10 parlamentarios conservadores, encabezados desde ayer por Gerlein. Allí los parlamentarios afectos al directorio llegan a 19.

El round más reciente entre las dos líneas se libró ayer, cuando Arias dijo que los isabelinos dejan mucho qué desear desde el punto de vista moral porque, por encima de cualquiera consideración ética o política, buscan guarecerse en un poder burocrático bajo la tutela del gobierno.

Celis ripostó y habló de la hipocresía en las actuales directivas oficiales. Recordó que al principio apoyaron a Samper pasando por alto las denuncias del ex candidato Andrés Pastrana, quien fue el primero en hablar de la filtración de la campaña liberal por manos del narcotráfico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.