EL JUICIO:

EL JUICIO:

Señor Director:

19 de junio 1996 , 12:00 a.m.

No soy abogado pero me parece de elemental entendimiento que si en un juicio no hay la plena prueba, prima la presunción de inocencia y por eso es indiscutible el fallo de la Cámara de Representantes a favor del Presidente de Colombia. Sí es criticable, en cambio, que 44 representantes votaran en contra porque un asunto tan meridiano debió resolverse por unanimidad.

Estaría este grupo comprado por los contradictores del Presidente Samper? La pregunta es válida porque eso mismo afirman ellos del bloque mayoritario que los derrotó. Lo que sí no entiende uno es el desprecio ignorante y atrevido contra toda la Cámara de Representantes por parte de reporteros de TV, radio y prensa. Quizás por desconocer lo que es un juicio jurídico o por una parcialización manifiesta, sus informes así lo daban a entender. Nada les pareció bueno y las intervenciones, sin excepción, fueron para ellos I (Insuficientes). La verdad es que sí hubo intervenciones brillantes, notables, buenas. Pero los periodistas no calificaron eso. Esperaban la prueba madre o, en su defecto, que alguien se saliera de sus casillas, lo que estaba más en consonancia con su criterio de la noticia. La oratoria, su preparación, no les importó. Era evidente que no buscaban un Cicerón sino un Dick Tracy.

Edgar Moncayo * * *\ Señor Director: Contrario a lo que estaba previsto , el Anticristo no se hizo presente en el país el día 6, del mes 6 del año 96, sino, al parecer, seis días después. Los hechos de ese día corroboran su presencia: 1. Se confirmó la narcopolítica en el poder. 2. Se institucionalizó el terrorismo del secuestro, pues parece que ahora este delito no sólo recibirá beneficios económicos, sino otro país como patria . Y 3. Se ratificó en los primeros puestos de América, el equipo de fútbol del cartel (...).

Ernesto Rincón F.

Bogotá * * *\ Señor Director: Es incontrovertible la conclusión a que nos lleva Bernardo Gaitán Mahecha, en su columna Decisiones en contra de la Ley , en la página editorial de EL TIEMPO, del día 11 de junio de 1996: De acuerdo con la Constitución, no existe delito por el cual se pueda condenar al Presidente; hacerlo era cometer un acto arbitrario e injusto . Toda la Colombia que piensa un poco, estaba por conciencia a favor de la preclusión de Samper y hasta sus más recalcitrantes detractores saben que es inocente, pero se niegan a admitirlo por inocultables odios personales. No se podía condenar a un hombre inocente, por el solo hecho de que sus hombres de confianza hayan contrariado y contravenido sus terminantes órdenes de no aceptar dineros dudosos para su campaña electoral. Ha quedado suficientemente claro y debe dársele eterna sepultura al elefante.

Alcides Pineda De la Hoz San Andrés Isla * * *\ Señor Director: El artículo Democracia en la Patria Boba es una voz de inconformidad contra la falta de gobernabilidad y la crisis en la que se encuentra nuestro país por la forma que un Presidente trata de aferrarse al poder, reviviendo los auxilios parlamentarios y rifando los recursos de la nación para ser absuelto en el Congreso y por el pueblo colombiano.

Alfonso Rippe R.

Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.