TERMINÓ EL GOCE DEL BALÓN Y LA ARENA

TERMINÓ EL GOCE DEL BALÓN Y LA ARENA

Mientras las tribunas del estadio Alfonso López asustan de soledad cuando hay programación de fútbol, un deporte nuevo y extraño para estas tierras del interior del país, es el que ha llevado más emociones a los cientos de personas que se han acercado a verlo: el voleibol de arena.

19 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Ni la lluvia, ni el sol inclemente, ni la incomodidad, han alejado de la cancha a esa incondicional barra de seguidores que día a día crece más y más.

El atractivo que este deporte ha despertado entre los bumangueses es impresionante y ha superado todas las expectativas de asistencia que estaban en las cuentas de los organizadores.

Quizás, por eso, la organización del certamen no le paró muchas bolas al volei-arena y el montaje del torneo fue más que improvisado.

Apenas el viernes en la noche, horas antes de que arrancaran los partidos, se montaron las tribunas, que no esperaban albergar a tan ruidosa y animada concurrencia. En la mañana del sábado se hizo un acordonamiento con cinta y, el lunes, cuando las acciones estaban en el punto más alto de las emociones, uno de los soportes de las tribunas cedió y los asistentes pasaron un gran susto.

Ya antes, algunos jugadores habían protestado porque no había ni siquiera unas sombrillas para protegerse del sol en los tiempos muertos, ni servicio de hidratación.

Pero más allá de eso ha quedado latente el acierto que se hizo con haber aceptado este deporte en los Juegos Nacionales, el más espectacular entre las nuevas disciplinas que están en Santander-96 y, sobre todo, el que más ambiente festivo ha mostrado.

Ayer concluyó este capítulo alegre de los Juegos. En masculino, Valle derrotó en la final a Bogotá, que se perfilaba como la pareja favorita para el oro. El bronce quedó en poder de Bolívar.

Y en femenino, Antioquia recogió otra medalla de oro al superar en el juego definitivo a las bogotanas Sandra Cano y Margarita Alonso que se quedaron con el segundo lugar. El Valle logró la recompensa de bronce.

El volei-arena, una fiesta que de haberse organizado mejor, hubiera sido, lejos, el deporte más animado de estos Juegos Nacionales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.