EL DEPORTE FUE Y SERÁ SU MEDICINA

EL DEPORTE FUE Y SERÁ SU MEDICINA

Cada vez que un atleta magdalenense se acerca a Pedro Bermúdez Arnedo para agradecer su gestión en beneficio del deporte, él responde de nada . Pero, en su interior, repite con un pensamiento el agradecimiento es mío para usted .

19 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El presidente de la Liga de Boxeo del Magdalena, un cartagenero próximo a cumplir 56 años de edad, 32 de los cuales ha vivido en Gaira, corregimiento que ya parece un barrio de Santa Marta, es un doble agradecido del deporte. Y más, en las últimas temporadas, del boxeo.

En primera instancia porque de aquel campeón peso mosca de boxeo entrenado por Chico de Hierro y de aquel pupilo en las enseñanzas del béisbol de Rafael Capi Arrieta, ambas actividades desarrolladas en la Armada Nacional, poco quedaba por culpa del alcohol.

Hasta cuando hace ya más de dos décadas creó el Club Gairense (todavía existente y que reúne varios deportes) y en un año como dirigente de apoderó de la presidencia del Comité de Fútbol.

Entonces entendí que tenía que dar un buen ejemplo a los deportistas y que no podía estar de borrachera en borrachera. Entonces empecé a cambiar y dejé el camino que me llevaba al alcoholismo y a la muerte , dice el dirigente que encontró 8 equipos y dejó 45 al finalizar su mandato.

En esa presidencia futbolera, que carecía de Tribunal de Honor, Bermúdez suspendió a un jugador. Y un familiar del afectado, en venganza, le disparó. La bala dañó su columna vertebral y lo dejó de por vida en una silla de ruedas.

El estar metido en la actividad atlética me sirvió de terapia para mi incapacidad. Desde el principio supe que no podía caminar más y entonces cogí las cosas con naturalidad, a sabiendas de que tenía el compromiso con la juventud. Al mes de estar en casa, un compadre y entonces vicepresidente del Comité de Fútbol de Gaira, Alonso Valencia, me buscaba en su bicicleta. Me montaba en ella, en la barra , y yo ponía los pies sobre los cachos (manubrio). Todo para ir a presidir la reunión de Junta Directiva , rememora Pedro.

Todavía recuerdo la primera reunión. Mis amigos se enteraron y se alegraron y mucha gente que no tenía nada que ver con el fútbol fue a verme. Yo aproveché para decirles que nada de lastima conmigo. Y que las cosas fueran como siempre, porque yo iba a seguir igual, echando no jodas , mentando madres y gritando cuando era necesario en las reuniones y en mi vida personal .

El cartagenero Rubén Mendoza, entonces entrenador, presidente, mensajero y todero de la Liga de Boxeo del Magdalena, se enteró del empuje de su conterráneo. Y lo convenció para que el Club Gairense tuviera boxeo. Y, después de algún tiempo, tras relacionarlo con la dirigencia boxística del país, llevándolo siempre en su silla de rueda, lo empujó a la presidencia de la rectora magdalenense de los puños. En ese momento, 1983, se despidió del fútbol.

Desde entonces, el dirigente local ascendió a nivel nacional (con apenas un receso en 1986) fomentando el boxeo no sólo en Santa Marta, sino creando clubes en los municipios de Fundación y Pivijay.

De la nada pasamos a 8 clubes. En la actualidad contamos con 150 peleadores y un entrenador de la talla de Emiliano Villa. Por mi presidencia han pasado pegadores de calidad internacional como los hermanos Ismaldi, Nelson y Hugo Pineda (el número uno en su escalafón magdalenense) y en la actualidad Elías Díaz. Nuestra meta es el boxeo mixto y ya firmamos un convenio para siete funciones este año en el departamento con Cervecería Polar .

Padre de cinco hijos, unido sentimentalmente con Alicia Díaz, pensionado de la Electrificadora del Magdalena, admirador de Tomás Molinares como el mejor púgil aficionado que ha visto, apodado por sus vecinos como McGiver , porque en su casa él mismo atiende un taller de carpintería, electricidad, electrónica y todo lo que se necesite, Bermúdez le saca partido a su silla de rueda.

Por la calle, a veces, me confunden con un limosnero. Y yo recibo la plata porque quien no aprecia el centavo, no tiene derecho al peso . Un día, en un banco, una señora me dio dinero y todo se lo pasé a un limosnero que lo necesitaba. Otro, no tenía menudo para un tinto y llegaron las monedas y, hace poco, un señor elegante me regaló un billete de cinco mil pesos .

En ese momento de la entrevista, cerca al cuadrilátero del Parque Blanca Durán de Padilla, llega Elías Díaz, la figura magdalenense del boxeo y el mejor peso medio colombiano del momento. El púgil le dice, sin dejar de calentar: Presidente, esta pelea se la dedico, por todo lo que usted ha hecho por mi .

Pedro le choca el guante derecho y no habla. Con seguridad, lo hace con el pensamiento el agradecimiento es mío para usted .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.