EL NUEVO TERRORISMO

EL NUEVO TERRORISMO

A finales del siglo 19, el movimiento populista ruso reivindicó por vez primera en la historia contemporánea la utilización del terrorismo político como instrumento principal de lucha. Desesperados por el lento crecimiento en la participación revolucionaria de las masas, el movimiento clandestino dirigió su acción a operaciones de carácter terrorista contra los centros del poder constituido y sus representantes, para mostrarle al pueblo la fuerza alcanzada por el movimiento mismo.

25 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Para los terroristas rusos, el atentado contra el Zar Alejandro II en 1881 representaba un momento catalizador a partir del cual empezaría a generarse la conquista del poder. En estas condiciones, el terrorismo político no se concebía como una simple sumatoria de actos aislados, sino, más bien, la estrategia por un grupo ideológicamente homogéneo que acudía a ciertas acciones demostrativas contra el terror oficial.

A mediados del siglo XX y aún en sus postrimerías, el terrorismo continuó siendo un acto desesperado pero mucho más desviado de sus objetivos. Organizaciones como la Eta vasca, Sendero Luminoso y la misma guerrilla colombiana, olvidaron por completo una vieja advertencia del Che Guevara: El terrorismo es un arma negativa que no produce en ningún caso los efectos deseados, y que puede inducir a un pueblo a ponerse en contra de un determinado movimiento revolucionario y que conduce a una pérdida de vidas entre sus ejecutores, muy superior a las ventajas que produce . Palabras más, palabras menos, el desacato a esta advertencia significó la sepultura de muchas fuerzas, incluso ajenas a los llamados procesos revolucionarios del tercer mundo.

Sin embargo, el nuevo terrorismo, el de las sectas y grupúsculos mesiánicos y neonazis del mundo entero, es mucho más desesperado y peligroso. Carece de ideologías y utopías, desconoce límites y posiciones de principio. Ataca en forma masiva e indiscriminada, aborrece simple y llanamente al semejante y ve en la humanidad al enemigo.

Acciones como las ocurridas en Japón y recientemente en Estados Unidos, señalan el nacimiento de un nuevo tipo de terrorismo que ataca a todos porque no sabe a quién ataca; que dispara sin sentido porque no tiene blanco determinado; que no vacila en su brutalidad porque no se propone generar simpatías sino complacer sus demenciales resentimientos y creencias.

Este terrorismo se convierte en un fenómeno más difícil de combatir porque no tiene lógicas ni derroteros; porque retoma la historia y la experiencia de terrorismos anteriores y capitaliza la tecnología armamentista en el empleo de instrumentos letales totalmente a su alcance. Este terrorismo no es obra de un mundo periférico ni producto de la acción protagonizada por árabes, negros o latinos; se ubica en las grandes urbes y recluta a ciudadanos de los países superdesarrollados.

Que tienen en común este nuevo terrorismo con los anteriores? Tal vez ahora el inminente peligro permita pensar a los grandes que el terrorismo no era producto de las razas, de ideologías comunistas o del subdesarrollo; que el terrorismo no era un mal ajeno y lejano a sus modos de vida y sistemas económicos,. El terrorismo ha sido siempre el producto silvestre de una sociedad que indirectamente lo produce y lo arma; de una sociedad que propicia con sus fallas la conducta, el desespero y la locura de algunos de sus miembros. De una sociedad que necesita encontrarle caminos a la vida de sus hombres y mujeres que necesita formar y re-crear valores sustanciales como la justicia, la fraternidad, el respeto y la tolerancia hacia los otros; que necesita edificar en paz y en equidad el día de mañana.

Por eso, reunir a los pueblos en el sendero de la vida es un arma mucho más eficaz que cualquier otra contra el terrorismo. Incluido, claro está, el terrorismo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.