COLOMBIA: TERRITORIO PLÁSTICO

COLOMBIA: TERRITORIO PLÁSTICO

Definitivamente, el auge del dinero plástico ha desbordado todas las expectativas previstas.

25 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Más de seis millones de tarjetas en actividad la finalizar 1994, de las cuales más de cuatro millones corresponden a tarjetas débito y cerca de dos millones a tarjetas de crédito, comprueban el éxito de esta modalidad de la transferencia electrónica de fondos.

Colombia es un país que ha venido ganando terreno en esta materia y ha ganado espacios importantes, especialmente frente al cheque y al efectivo.

Plástico fuerte Un dato que prueba tal desarrollo del dinero electrónico en el país es que, con la entrada de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda a la red Maestro de MasterCard, ésta duplicó su capacidad y alcanzó el liderazgo de los productos débito a nivel mundial.

Según Angel María Balanzó, Gerente de Tarjeta de Crédito de Granahorrar, una de las razones y principales características de este mercado ha sido el desarrollo tecnológico de las instituciones financieras. Ese es el común denominador de todas las cosas. Gracias la uso de sus tarjetas, el usuario tiene una gama de servicios ilimitados a su disposición .

Los 1.682 cajeros automáticos instalados en Colombia hasta 1994, que permitieron transacciones el año pasado por 12.749 millones de pesos, muestran hasta qué punto esta nueva cultura electrónica ha invadido todos los sectores y todas las actividades de la vida diaria.

Esa familiarización con los cajeros electrónicos y con este tipo de transacciones, ha hecho que la gente le pierda el miedo a los nuevos desarrollos tecnológicos.

A ello también ha contribuido la consolidación de las comunicaciones entre todas las redes de dinero electrónico. La tecnología se convierte así en un medio privilegiado para prestar un servicio ágil y eficiente.

Al interior de las redes se están haciendo estudios para tener una sola red en todo el país, y se llamaría Red Colombia , afirma el directivo de Granahorrar.

Nuevos desafíos El otro aspecto que comienza a tomar fuerza hoy es la implementación de una infraestructura técnica para el desarrollo de las tarjetas inteligentes en el país.

Es allí donde ahora se concentran los esfuerzos de las distintas redes de dinero plástico y sus principales inversiones.

La cultura del dinero plástico evoluciona en proporción directa al nivel de tecnología que las entidades financieras pueden ofrecer , señala Balanzó.

La recuperación de esta inversión se dará en Colombia después de tres o cinco años como máximo, cuando el uso de la tarjeta Inteligente haya sido asumido por los tarjetahabientes colombianos y se haya creado una nueva cultura del consumo.

Otro aspecto importante que se abre paso en la industria del dinero plástico es el de las marcas compartidas y los programas de afinidad, una modalidad que empieza a utilizarse en el sector financiero colombiano y que ha probado su éxito en los Estados Unidos, en marcas como General Motors, General Electric y Shell.

Pronta, desde hace cuatro años, y Credibanco recientemente, han incursionado en esta modalidad con excelentes resultados. Se busca que la tarjeta preste un beneficio concreto en un sector determinado. Pero aún es un mercado inexplorado suficientemente en Colombia.

(VER GRFICA DE NMERO DE CAJEROS AUTOMTICOS EN COLOMBIA DESDE 1987)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.