VARGAS LLOSA, PREMIO CERVANTES

VARGAS LLOSA, PREMIO CERVANTES

El escritor peruano Mario Vargas Llosa afirmó que es abrumador obtener un premio llamado Cervantes y recibirlo en Alcalá de Henares, la ciudad donde nació el padre y maestro mágico de nuestra literatura .

25 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En una solemne ceremonia, que tuvo como escenario el histórico paraninfo de la Universidad de Alcalá, Vargas Llosa recibió el galardón de manos del Rey de España, Juan Carlos I, quien destacó la potencia fabuladora del escritor .

El monarca señaló que el Premio Cervantes constituye una incomparable forma de culminar las muestras de reconocimiento y de afecto con que los españoles -que nos honramos, además, de tenerle por compatriota- hemos recibido sus obras .

La figura de Cervantes que potenció la lengua española a unas alturas que nunca había alcanzado y puso un tope emblemático para quienes escribimos en ella y la del propio Don Alonso Quijano fueron los protagonistas de las palabras que pronunció este afortunado escribidor , como se definió a sí mismo el escritor.

Mario Vargas Llosa, nacionalizado español, hace el número veinte de los escritores galardonados con el Cervantes, considerado como la versión hispana del Premio Nobel de Literatura, y que en esta edición está dotado de quince millones de pesetas (más de cien millones de pesos).

Eterno aspirante al Nobel, sólo el premio de la Academia Sueca y la Presidencia de su país parecen resistirse a este triunfador que cosechó su primer galardón literario a los 23 años y opina que escribir con el ánimo de conseguir premios es un pensamiento corruptor que puede malograr a un escritor.

En julio de 1993 Vargas Llosa, que reside en Londres desde hace años, obtuvo la nacionalidad española a petición propia, y ese mismo año ganó el Premio Planeta por su novela Lituma en los Andes.

Novelista, ensayista, narrador y periodista, Vargas Llosa nació hace 59 años en la ciudad de Arequipa (Perú) y estudió literatura en su país y en España, adonde se trasladó en 1958.

En 1959 ganó su primer premio, el español Leopoldo Alas, con su novela Los jefes, y tres años después volvió a conocer los laureles con Los impostores, que fue galardonada con el Premio español Biblioteca Breve.

Publicada al año siguiente con el título definitivo de La ciudad y los perros, esta novela fue galardonada de nuevo en España, ésta vez con el Premio de la Crítica 1963.

Por entonces Vargas Llosa residía en París; en la capital francesa trabajó en una agencia de noticias y luego en la Radiotelevisión francesa, y allí conoció a otros escritores emigrados que, como él, protagonizaron después el llamado boom de la literatura hispanoamericana.

En 1967, el escritor ganó tres grandes premios; el español de la Crítica, el Premio Nacional de Novela de Perú y el venezolano Rómulo Gallegos, por su novela La casa verde.

En 1969 publicó Conversaciones en la catedral; en 1973, Pantaleón y las visitadoras; dos años después fue elegido miembro de número de la Academia Peruana de la Lengua, y al año siguiente presidente del Pen Club Internacional, cargo que desempeñó hasta 1979.

El Instituto Italo-Latinoamericano le concedió en 1980 su premio literario por La tía Julia y el escribidor, de carácter autobiográfico, pues narra la época de su matrimonio con Julia Urquidi cuando el escritor tenía sólo 19 años.

En 1964, Vargas Llosa se separó de Julia Urquidi y al año siguiente contrajo matrimonio con su prima Patricia Llosa.

En 1985 ganó el Premio Hemingway por La guerra del fin del mundo y al año siguiente compartió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras con el español Rafael Lapesa.

Otros premios y galardones en su haber son la Medalla de Oro de las Américas, que le fue entregada en 1988 por David Rockefeller, y el Premio de la Libertad que concede la fundación suiza Max Schmidheney a personas y entidades que se muestran en sus obras a favor de un orden político.

Ese premio, que le fue concedido en 1988, coincidió con su elección como candidato a la Presidencia de Perú por la coalición de centro-derecha Frente Democrático, que supuso su irrupción de lleno en la política.

Dos años después Vargas Llosa conoció la derrota en las urnas frente al entonces desconocido ingeniero de origen japonés Alberto Fujimori, para quién su rival es un excelente escritor, pero un mal político .

Según afirma el propio Vargas Llosa en el ensayo autobiográfico El pez en el agua (1993), tras su experiencia como candidato presidencial llegó a la conclusión de que tiene una total ineptitud para la acción política profesional y una falta total de vocación .

Ello no le ha impedido defender en todos los foros en los que participa la necesidad de una revolución liberal en América Latina y también atacar, siempre que puede, a Fujimori por el golpe institucional que dio el 5 de abril de 1992, que le ha valido (a Vargas Llosa) muchas críticas y antipatías en su propio país.

Debido a sus malas relaciones con el Gobierno peruano y a su temor de que le retiraran su propia ciudadanía , Vargas Llosa solicitó en 1992 la nacionalidad española en razón del convenio de doble nacionalidad existente entre España y Perú.

El Gobierno de Felipe González se la concedió en julio de 1993 en atención a las circunstancias excepcionales que en él concurren, como su plena integración en la cultura y las costumbres españolas .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.