RAYOS Y CENTELLAS EN EL LIBERALISMO

RAYOS Y CENTELLAS EN EL LIBERALISMO

En una de sus más difíciles coyunturas quedó el Partido Liberal. Por una parte, y tal como lo había anticipado EL TIEMPO desde el pasado viernes, la crisis interna es severa. Ya quedó prácticamente desvertebrada la Dirección Liberal Nacional. De sus cuatro miembros, dos quedaron por fuera.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Y por las múltiples declaraciones que hubo durante el fin de semana, se espera que desde mañana se encienda en el Congreso un debate de incalculables consecuencias sobre la Fiscalía y los proyectos de ley que tienen que ver con la justicia (el principal de ellos es nada menos que el Estatuto de Administración de Justicia).

Algunos miembros del Gobierno consultados ayer sobre la suerte de este proyecto coincidieron en advertir el riesgo inminente de que se hunda. Se trata de la más grande reforma estructural a la justicia, en cuya aprobación es fundamental la opinión del Fiscal General, quien hoy en día no tiene muchos amigos en las cámaras legislativas.

Sin embargo, un primer hecho alentador, dentro del liberalismo, fue la manera rápida con que actuó el Consejo Etico interno.

La DLN quedará a cargo, entonces, de Juan Guillermo Angel y Piedad Córdoba. No estarán en ella, al menos mientras se define su situación jurídica, Yolima Espinosa y Alvaro Benedetti. Y en la secretaría general continuará Luis Prieto Ocampo, quien apenas el miércoles pasado se posesionó en ese cargo.

Fue Prieto quien asumió una de las posiciones más enérgicas en favor de la investigación. Y eso ya le ha costado -y le puede seguir costando- los rayos y centellas de algunos congresistas.

Entre tanto, se va a complicar la organización de la convención liberal que tiene en su agenda la elección de una nueva directiva liberal. En este momento pueden pasar dos cosas: que algunos congresistas pidan anticiparla para dirimir cuanto antes el asunto de la jefatura, o que se proponga más bien aplazarla para evitar debates estériles.

El péndulo se inclina por la primera opción pues, entre otras cosas, la Convención es la única instancia ante la que pueden apelar las personas que han sido expulsadas o suspendidas.

La situación en el Congreso también va a resultar muy complicada para el Gobierno, pues estos temas van a distraer la atención de proyectos como la reforma tributaria que tiene como ponente en la Cámara a Rodrigo Garavito, uno de los congresistas señalados por la Fiscalía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.