CHAPARRAL DE LOS GRANDES ...PROBLEMAS!

CHAPARRAL DE LOS GRANDES ...PROBLEMAS!

Chaparral es el único municipio del Tolima que tiene dos acueductos y sin embargo está sin agua.

12 de junio 1996 , 12:00 a. m.

A pesar que el problema no es de ahora, pues desde que se construyó el primer acueducto por bombeo, hace por lo menos 50 años, el agua llegaba con dificultad, colocando a la población en serias dificultades sanitarias, esta vez la situación pasó de castaño a oscuro y la comunidad empezó a protestar, utilizando como medio, los mítines y marchas.

Los estudiantes están dándose vacaciones obligadas, el comercio restringe sus activades, las madres de familia caminan kilómetros hasta las quebradas cercanas para lavar y cocinar y como si fuera poco, el hospital debió contratar servicio de lavandería y esterilización con hospitales vecinos, todo por la falta del agua.

_Qué es lo que pasa?. Que el gran acueducto por gravedad no funciona y el tradicional de bombeo también sacó la mano . La motombombas y la propia red de conducción de este rudimentario acueducto se fueron deteriorando a tal punto que su capacidad resultó insuficiente para abastecer del líquido a la población.

Así fes como comienza esta crónica de un acueducto inservible . Al fallar el de bombeo, se pensó en construir uno nuevo por gravedad, con un costo superior a los mil millones de pesos, cuya inauguración se llevó a cabo bajo el gobierno de Virgilio Barco.

En principio la obra, como toda obra nueva, parecía perfecta. Incluso, hubo habitantes que dijeron que por fin en Chaparral se acababa con el problema del agua y la consiguiente contaminación de sus múltiples quebradas, las cuales eran utilizadas, como baños públicos, lavaderos de carros y lavaderos comunales.

Pero la felicidad duró muy poco, pues desde su puesta en marcha, el acueducto demostró tener graves fallas, que a la fecha aún no han sido superadas y que por el contrario, con el paso de los días se acrecientan.

Hoy por hoy, la bocatoma inicial del acueducto por gravedad, sobre el río Amoyá no existe, porque el afluente se la llevó; la bocatoma alterna sobre el río San Jorge presenta problemas técnicos y la red de conducción del río hacia los tanques de almacenamiento también pues fue ubicada sobre algunas fallas geológicas, en los puntos conocidos como sector de Mafla, El Garavato, Argentina y en el cruce de Maito.

Esto quiere decir que cualquier aguacero fuerte arrastra con la tubería y de inmediato, el municipio queda sin servicio de agua, por un lapso de 20 días o un mes mientras se lleva a cabo la reparación de la red.

Sumados a estos problemas, están los del tanque de almacenamiento y la planta de tratamiento, los cuales también presentan fallas técnicas, mientras que la red de distribución resulta obsoleta para llevar el agua hasta la zona urbana del municipio.

Carreteras: otro dolor de cabeza La falta de agua no es el único problema que tienen que afrontar diaramente los 60 mil habitantes de esta tierra Grande del sur del Tolima, cuna de tres ilustres ex presidentes de Colombia: Manuel Murillo Toro, el general José María Melo y Darío Echandía, al igual que personajes de la talla de Simón Bernate, quien apoyó de principio a fin al movimiento de José Antonio Galán. Chaparral, ubicado a 153 kilómetros de Ibagué, es uno de los municipios más extensos del Tolima, con por lo menos 500 kilómetros de vías. El hecho de que allí confluyan todas las carreteras del departamento, lo hace particularmente suceptible de permanecer aislado del resto del departamanto por el mal estado de sus carreteras, a consecuencia del fuerte invierno.

En estos momentos las 146 veredas que lo conforman están embotelladas, pues las trochas que tienen como vías están más acabadas que nunca. Según los propios campesinos del sector del Bosque, ni siquiera las mulas se le miden a transitar los caminos, por el mal estado en que encuentran.

Y es que, hay quienes dicen que la carretera hacia Chaparral fue construida hace 20 años para una emergencia generada por el invierno, y como siempre el folclorismo de los colombianos, aquella trocha, 20 años después sigue siendo la vía principal de acceso al municipio.

De otro lado, La vía Chaparral_Rioblanco, está suspendida en tres tramos. El sitio conocido como Carbonal, donde una crecida de la quebrada con el mismo nombre se llevó dos puentes que existían; la salida del Limón hacia Rioblanco, donde se hundió la banca de la carretera y el sitio conocido como La Quebrada de Los Muertos, donde sencillamente no hay vía sino un barrizal, algo así como una pequeña avalancha de Armero.

Y para rematar, los chaparralunos deben sobrevivir con el racionamiento de la luz, que obliga a medio municipio a permanecer a oscuras, mientras el otro medio aprovecha el tenue chorro de luz, producto de tan sólo 34 mil kilovatios. En otras palabras 82 mil kilovatios menos de los que en realidad el municipio necesita.

Para reducir el impacto de las dificultades, la alcaldía decretó la emergencia sanitaria, mientras se supera parcialmente el problema del acueducto. La medida obligó a profesores y alumnos a suspender sus actividades escolares y al comercio a restringir sus actividades, sencillamente porque falta el precioso lIquido.

Quebradas como La Medrosa, mientras tanto, se convirtieron en la fuente única de vida para este municipio que se muere de sed. Y a pesar que en su mayoría, los habitantes son concientes que la están contaminando, deben aprovecharla para abastecerse de agua, para cocinar, asearse y cumplir con sus actividades comerciales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.