UNIVERSIDADES Y LICOR, AÚN SIGUE EL DUELO

UNIVERSIDADES Y LICOR, AÚN SIGUE EL DUELO

Por lo visto, nadie quiere ser vecino de las Universidades, por la atracción que éstas ejercen sobre los bares y rumbeaderos que acaban multiplicándose a su alrededor,

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Desde el pasado 28 de enero, mediante una resolución de la Alcaldía de Santafé, fue prohibida la venta y consumo de licor a 200 metros de las universidades y colegios ubicados entre las calles 19 y 26 y entre las carreras 3a. y 7a. zona en la que están ubicadas la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la Universidad Distrital y la Universidad Central, entre otras.

Ahora, resulta que los vecinos del barrio Marly y algunos directivos y estudiante de la Universidad Santo Tomás ubicada en la carrera 8a. entre calles 51 y 52, están protestando también porque consideran que su barrio se ha convertido en un vecindario cantinero .

En una carta enviada el pasado 14 de marzo al entonces alcalde local Alfonso Enrique Noguera Arias, el escritor Arturo Alape y 250 personas más, según informó él, expresan que nosotros, quienes vivimos en el barrio Marly, muchos hace diez años, otros más recientes; nosotros directivos y estudiantes de la Universidad Santo Tomás, hemos sido testigos de cómo su administración y las anteriores administraciones locales, han destruido inmisericordemente nuestro sector.

... el entorno universitario lo convirtieron en un entorno cantinero, y no sólo cantinero, sino también de expendios de droga, residencias y prostíbulos .

Ellos consideran que los alcaldes de turno y su oficina jurídica otorgan estas licencias, sin tener en cuenta la Ley 09 del 11 de enero de 1989, que dice que para su otorgamiento se debe consultar en primera instancia a los vecinos del sector donde va a funcionar el negocio, y sólo exigen publicar un aviso clasificado que nadie finalmente lee.

También critican el hecho de no se controla el uso que se hace de las licencias. Entonces, los dueños de los locales hacen como el camaleón: en las mañanas venden desayunos, a medio día almuerzos y pizas, y en las noches, los salones se abren para la venta de licor y en las madrugadas para los escándalos .

EL TIEMPO estuvo en la calle 51 entre carreras 7a. y 8a. donde se concentran estos locales, alrededor de los cuales a la una de la tarde pululan los jóvenes bebiendo cerveza en las calles, y en algunos lugares como en el Bad Simpson se arma el baile.

Según, Paola, Edwin y Héctor, estudiantes de ingeniería en la Santo Tomás y quienes no quisieron revelar sus nombres, pues según ellos, la Universidad les arma un rollo si sabe que ellos van a esos lugares, los bailaderos son Saloon , Bad Simpson y Salsamora , que es el que tiene más carácter de discoteca.

Ellos consideran que si quitan estos bares, si uno quiere se puede ir para la Oficina y Fruver que quedan al lado de la Javeriana , pero están de acuerdo en que lo malo de esos sitios es que se puede volver como la zona de la Tadeo que se volvió un vendedero de droga .

Sin embargo, José Martínez, quien se identificó como el propietario de Salsamora, dijo que está discoteca existe en el sector hace 25 años y que ya se pegó el primer tropezón, cuando se fue a reclamar su nueva licencia de funcionamiento que está en trámite desde diciembre pues la anterior se le venció en febrero, no se la entregaron.

Ahora, corresponde a la nueva alcaldesa de Chapinero, Galdys Golde Gorovit, definir este asunto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.