ASESINADOS CUATRO CAMPESINOS Y UNA ENFERMERA EN SAN ALBERTO

ASESINADOS CUATRO CAMPESINOS Y UNA ENFERMERA EN SAN ALBERTO

Cinco personas, entre ellas una enfermera rural, fueron asesinadas por un grupo armado que vestía uniformes militares el sábado en San Alberto (sur del Cesar), en la segunda masacre de este mes en la región.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Según las primeras versiones de las autoridades, el múltiple crimen habría sido cometido por paramilitares.

Los hechos se iniciaron en la Finca Tokio, ubicada en la vereda Los Tendidos, en jurisdicción del corregimiento de la Llana, en donde desde las 10:00 de la mañana se habían reunido unos 20 parceleros para coordinar medidas de seguridad en la zona.

Poco después del medio día, llegaron varios vehículos de los cuales descendieron unas 20 personas con armas de corto y largo alcance y con el rostro cubierto. Con una lista en la mano sacaron a sus cinco víctimas, que asesinaron frente a los presentes, y luego se las llevaron con rumbo desconocido.

Después de las 6:00 de la tarde, sus cuerpos fueron localizados a lo largo de la carretera que conduce a San Alberto. Presentaban numerosos impactos de bala, según las autoridades que practicaron el levantamiento de los cadáveres.

Los muertos fueron identificados como Pedro Pablo Vera Parra, de 32 años, natural de Río de Oro; Leonidas Tapiero Bareño, de 32; José Aldemar Delgado Castillo, de 44; Celestino Benavides, de 44, y oriundo de Mompox (Bolívar), y María del Carmen Quiñónez Prince, que era la enfermera que atendía en el puesto de salud de La Llana.

En la zona, las autoridades no pudieron obtener mayores detalles, porque ninguno de los asistentes a la reunión de la finca Tokio rindió declaración, ante las amenazas de que fueron víctimas los habitantes de la zona.

El martes pasado, en la vía que conduce a Cáchira, Norte de Santander, fueron asesinadas tres personas, que también fueron obligadas a salir de sus residencias.

El 3 de abril pasado, seis personas, entre ellas dos trabajadores oficiales y una menor de edad, fueron asesinadas por paramilitares en el sitio Casa de Tabla, en el corregimiento de La Pedregosa, en San Alberto.

El batallón Santander, en Aguachica, informó que son fragmentarias las informaciones recogidas, porque no hay colaboración de la población, que al parecer está sometida a un régimen de terror.

La Policía en San Alberto confirmó que tres de las víctimas fueron sepultadas ayer en este municipio y los cuerpos de las tres restantes fueron remitidos a Bucaramanga y Aguachica, de donde eran oriundos.

De acuerdo con la versión militar, esta zona era un antiguo asentamiento del frente Ramón Gilberto Barbosa Zambrano, del Epl, prácticamente extinguido al ser capturados sus principales cabecillas.

Las circunstancias en que se han registrado estas últimas masacres son similares a las ocurridas en enero en Puerto Patiño, donde murieron siete pescadores, y en diciembre en el casco urbano de Aguachica, cuando fueron liberados algunos reclusos que luego aparecieron muertos.

En ninguno de los casos se ha logrado establecer plenamente quiénes fueron sus autores, ni los móviles de los hechos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.