FUMIGACIÓN, SIN VUELTA DE HOJA

FUMIGACIÓN, SIN VUELTA DE HOJA

El regaño duró hora y media. Sin embargo, al final se impuso la voz del ministro de Gobierno, Horacio Serpa Uribe: habrá erradicación de cultivos a cualquier precio. En Colombia no puede quedar ni una sola mata de coca .

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Esta escena se presentó el pasado sábado en el recinto de la Asamblea del Guaviare y los protagonistas fueron el Ministro de Gobierno y unos 50 dirigentes de la región, entre campesinos, gobernadores, alcaldes, indígenas, concejales, diputados y representantes de la iglesia, reunidos el pasado sábado en San José del Guaviare.

Serpa visitó la región para hablar con los siete gobernadores que estaban realizando la tercera cumbre de mandatarios de la Orinoquia.

Cuando el Ministro llegó, a las 11 de la mañana, varios de los gobernadores se estaban despidiendo por que la cumbre se había terminado. Inclusive, los mandatarios de Arauca, José Vicente Lozano y de Guanía, Humberto Tovar Herrera ya se habían ido.

Un aguacero de dos horas, de esos que caen en el llano y dejan a la región convertida en un inmenso charco, evitó que todos los gobernadores viajaran temprano. Sin embargo, se organizó la reunión con las autoridades que habían en el pueblo.

La noticia de la llegada de Serpa a San José se regó como pólvora. Decenas de personas se desplazaron hacia la sede de la Asamblea y se acomodaron en las barras del recinto.

El gobernador del Guaviare, Eduardo Flórez Espinosa, instaló la reunión y habló de los dos guaviares: el de la ganadería, la agricultura y la pesca y el de la coca y la guerrilla.

El Ministro tomó la palabra y dijo la mismo que ya se ha dicho sobre la paz, la descentralización , el salto social y la red de solidaridad. Tocó muy tangencialmente el tema de la sustitución de cultivos. Mejor dicho evitó hablar de lo que todos querían que hablara.

En realidad la presencia de Serpa en San José era más importante de lo que el propio Ministro creía. Luego del paro por la fumigaciones con glifosato realizado el año pasado, esta era la primera vez que un alto funcionario del Gobierno visitaba la región.

Cuando Serpa terminó su intervención se abrió un espacio para las preguntas. Sin embargo, estas no fueron simples interrogantes sino un rosario de 19 discursos con quejas y planteamientos sobre la situación que viven los habitantes del área.

Media manzana de un barrio del municipio de Miraflores fue destruida hace unos días por el Ejército a través de bombardeos, realizados una madrugada , dijo Jorge Ariel Mejía un habitante del pueblo.

Calamar y Miraflores no son una zona de desgracia. Lo que estamos pidiendo son las mismas cosas de hace 10 años. Sabemos que la coca no es el futuro de los campesinos. Queremos cambiar pero no a la fuerza , dijo el Alcalde de Calamar, Roberto Castro.

Serpa se limitaba a tomar apuntes. El lugar estaba rodeado de Policía, Ejército, agentes secretos y escoltas.

El momento más crítico de la reunión fue cuando el diputado Pedro Arenas dijo señor Ministro no haga con el Guaviare lo que no quiera que el Guaviare haga con usted o con sus hijos . Aunque esta intervención se subió de tono el resto fueron fuertes y categóricas, pero respetuosas.

Un representante de los indígena Nukak dijo que esa comunidad no es la más pobre pero si la más miserable. Allá todavía no conocen el PNR, la oficina de Asuntos Indígenas y mucho menos el Salto Social con la red de Solidaridad , dijo el indígena.

Las 19 intervenciones giraron en torno a las fumigaciones con glifosato, la inversión social y la guerrilla. El Ministro de Gobierno respondió una por una e indicó que el Gobierno no dejará abandonada a la Orinoquia.

Vamos a invertir más plata en el control del orden pública y en obras para la región por que ese el costo de la guerra. A nadie se le está pidiendo que abandonen sus ideas y principios sino que las defiendan dentro de un ambiente de paz y tolerancia , dijo Serpa.

El Ministro se comprometió a transmitir todas la solicitudes al gobierno central, menos la de la erradicación de cultivos ilícitos, por que según él ese no es un tema que no tiene vuelta de hoja.

A los asistentes no le quedó otra alternativa que abandonar la sede de la asamblea y acompañar al ministro al almuerzo con yuca, papa y carne llanera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.