LOS VICIOS

LOS VICIOS

La pereza es considerada como el séptimo pecado capital y la ociosidad la madre de todos los vicios. Estos conceptos deben revaluarse.

22 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Un haragán no es un vicioso y antes por el contrario tiene un alto concepto de lo que es la vida. Vivimos una época que está reviviendo el Ocio. Nunca la humanidad había tenido tanto tiempo para disfrutarlo tanto como en la actualidad. La aparición de computadoras, robots y máquinas que hacen todo, hasta engendrar, colocan al hombre ante la posibilidad de ocupar su tiempo libre. Y la actividad, no el trabajo, que haga usted durante este tiempo libre es lo que se conoce como ocio. La academia de la lengua define el ocio como: Diversión u ocupación reposada, especialmente, en obras de ingenio, por que éstas se toman regularmente por descanso de otras tareas .

Me pregunto: Vale la pena trabajar tanto? Hay quienes gastan su vida en realizar grandes empresas, en ambiciones voraces, para conquistar el poder, bien sea por medio de la política o la riqueza para así más tarde disque vivir tranquilos . Y que sucede? Que no se dan cuenta que la felicidad no está en la llegada sino en la travesía, y cuando llegan a ese paraíso soñado, caen mustios por la fatiga, sin fuerzas ni ánimo para disfrutar lo que conquistaron. Otros llegan a la cima y encuentran la fortaleza destruida.

Si usted trabaja para vivir, por qué se mata trabajando? Trabaje lo suficiente pero dándole al ocio el tiempo que le corresponde. No le vaya a pasar lo de la copla.

Ahí va Romero en ese ataúd en su juventud, buscando el dinero acabó con la salud y en la senectud acabó con el dinero buscando la salud y ya sin dinero y ya sin salud ahí va Romero en ese ataúd.

El hombre tiene que aprender a disfrutar lo que se llama el dulce no hacer nada .

Disfrutar del ocio no le cuesta dinero. Personalmente me hago peluquear con frecuencia, como Sansón, para que me quite fuerzas para trabajar. Ser holgazán es una técnica, una teoría. El festín de la vida no está en tenerlo frente a nosotros sino del apetito que tengamos para ello.

Pausa.

Así es la vida: Dios creó al burro y le dijo: trabajarás incansablemente de sol a sol, cargarás bultos en el lomo, comerás pasto, no tendrás inteligencia y vivirás treinta años. El burro respondió: pero vivir treinta años es demasiado. Dame sólo diez. Y Dios le dio diez.

Dios creó el perro y le dijo: Cuidarás la casa del hombre, serás su mejor amigo, comerás los huesos que te de y vivirás 20 años. El perro respondió: vivir 20 años es demasiado, dame apenas diez. Y Dios le dio diez.

Dios creó al mico y le dijo: saltarás de un árbol a otro, haciendo payasadas, serás divertido y vivirás 20 años. El mico respondió: vivir 20 años es demasiado. Dame únicamente diez. Y Dios le dio diez.

Dios creó al hombre y le dijo: Serás el único ser racional sobre la tierra. Usarás tu inteligencia para sobreponerte a los demás animales y a la naturaleza. Dominarás el mundo y vivirás treinta años. El hombre respondió: pero señor, vivir 30 años es muy poco. Encímame los 20 años que rechazó el burro, los diez que no quiso el perro y los diez del mico . Así lo hizo Dios. Por eso el hombre vive 30 años como hombre, se casa y vive 20 años como burro, trabajando y cargando mercados en el hombro. Se jubila y vive diez años de perro cuidando la casa; se vuelve viejo y vive diez años de mico saltando de casa en casa de los hijos, haciendo payasadas para divertir a los nietos... Así es la vida...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.