LOS ITALIANOS Y SU MANÍA CELULAR

LOS ITALIANOS Y SU MANÍA CELULAR

El nuevo objeto del deseo en los años 90. Unos lo codician, otros lo aborrecen, pero para nadie pasa inadvertido. La manía por los teléfonos celulares en Italia está tomando connotaciones preocupantes.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Con casi dos millones y medio de suscriptores, Italia se ubica en el segundo puesto en Europa después de Gran Bretaña. En menos de cinco años, el servicio de telefonía celular, que empezó con unos dos mil usuarios y que fue inaugurado en forma experimental durante el Mundial de Fútbol de 1990, se multiplicó de manera incalculable.

Aló, de dónde llamas? es la pregunta ritual para definir si se puede emprender una conversación tranquila o, al contrario, si la llamada hace parte de una serie de actividades que nuestro interlocutor está realizando simultáneamente, como cortarse las uñas de los pies, maquillarse, arreglar la casa, prepararse para salir, etc.

Pero si es uno el que llama, la cosa puede ser más desconcertante. Aló, dónde estás? La respuesta es casi siempre impredecible. Nuestro interlocutor puede estar en el más sofisticado restaurante de cualquier ciudad del país, en una visita oficial de estado, en un coctel, en cine, en un entierro, en barco, en tren, esquiando o manejando en plena carretera.

El uso es ya tan popular en Italia, que fue prohibido en congresos y ruedas de prensa. El timbre continuo, característico y permanente de las llamadas durante las sesiones, terminaba por interrumpirlas y hasta ridiculizarlas. Y debido a los abusos de algunos parlamentarios, hay una regla tácita entre los congresistas para que consignen el codiciado objeto a la entrada del recinto. Y como se ha convertido en un símbolo de status social ( joven, activo y con celular diría el refrán para el amante perfecto), no ha faltado el congresista o visitante que no teniéndolo, consigue uno falso.

Donde más suscita irritación su uso es durante los viajes en tren. Como es usual en toda Europa, el ferrocarril es el medio de transporte más cómodo, incluso para los jóvenes y maduros ejecutivos de éxito, que en general se desplazan de Milán, la capital industrial de Italia, a Roma, la capital política, en un flamante tren, El Pendolino , que sólo lleva pasajeros de primera clase y cuesta el triple de los otros, tiene servicio de azafatas y va casi siempre, naturalmente, ocupado por gente que tiene y puede pagarse el celular.

Si en el pasado era fácil identificar la clase social del compañero de tren en seis horas de viaje y conversación, ahora la cosa se hace en menos de diez pulsaciones telefónicas y sin necesidad de establecer un diálogo. Aló, estoy llegando a las 12. Por favor, si llaman de París, digan que no estoy dispuesto a cambiar de idea. El precio es ese y punto. Reserve para el viernes el Restaurante Piperno, somos diez, la invitación es mía. Adviértale a mi mujer que el joyero ya tiene listo el camafeo... .

Y ni hablar de los hijos del bienestar, que ostentan el celular en cualquier pizzería, fila de cine o mientras dan vueltas con sus vespas , la motocicleta más popular del país. Gracias al celular resultan siempre ubicables para los ansiosos padres. Y he aquí uno de los aspectos positivos e increíbles de ese mágico aparatico. El don de ubicar en cualquier lugar y momento a una persona y a la vez de prestar ayuda desde cualquier lugar. Es el caso de los accidentes de automóvil o de las urgencias para los doctores.

Entre las tantas sugerencias que la Telecom Italia está promoviendo a través de su campaña educativa, hay varias que resultan estrafalarias como las campañas de Antanas Mockus en Bogotá. Por ejemplo: evite hablar en voz alta y en público con el telefonito. No lo apoye en la mesa del restaurante ni reciba llamadas mientras almuerza o cena. No lo pida nunca prestado. Ofrezca disculpas cuando llame, y pregunte siempre Disturbo? . No maneje hablando por teléfono. No se jacte del celular, ni lo muestre a diestra y siniestra . Apáguelo en misa, cine, teatro, un partido de tenis y, naturalmente, en la intimidad.

Pero la verdad es que la celularmanía italiana no sólo está provocando tremendos enfrentamientos entre los grandes de las finanzas, sino que también está incomodando a célebres filósofos y escritores, como Luciano de Crescenzo y Alberto Abruzzese, que en amplios artículos de prensa piden abiertamente que no se tome tan ligeramente un fenómeno que puede ser comparable tan solo a la aparición del automóvil o de la cámara de cine o televisión en la vida del ser humano.

Estamos adquiriendo una nueva dimensión , escribió aterrorizado Abruzzese, después de analizar todos los pro y los contra de ese aparato sofisticado que interrumpe la más íntima de las conversaciones, el más banal de los congresos o la más escuálida de las necesidades humanas. Hay que volver a definir la relación entre los lugares, los hechos, los individuos y la sociedad , señalaba el escritor, convencido de que estamos al inicio de un largo proceso.

Monopolio estatal En menos de dos años, luego de que el Ministerio de Comunicaciones le adjudicara el derecho exclusivo de abrir las líneas celulares, Telecom Italia cubre el 93 por ciento del territorio.

Actualmente está preocupada por la llegada del grupo Olivetti, propietario de la Omnitel y ganador de la licitación que le concede en Italia comerciar el celular europeo . La empresa estatal ha usado todo su poder para retrasar la inauguración del nuevo servicio, y el poderoso grupo italiano Olivetti acusa abiertamente al ex gobierno de Silvio Berlusconi de obstaculizar con trucos legales la puesta en marcha de la nueva empresa competidora.

La confusión entre intereses económicos y políticos era ya excesiva, por lo que el gobierno terminó por escoger la Omnitel como empresa que podía competir con el monopolio estatal, tal como recomendó la Unión Europea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.