DEJAR GOBERNAR

DEJAR GOBERNAR

Con la pérdida de fe en ellos mismos acontecida en el desierto, el pueblo israelita entró en desasosegado delirio, apenas comparable con el que se entiende como plaga dentro de la créme de la créme de líderes de la industria, comercio y banca dirigidos por Hernán Echavarría Olózaga, símbolo liberal de la libre empresa, copartidario y compañero de luchas de antaño por retornar la democracia y el Estado de Derecho al país en tiempos de Rojas Pinilla, y Enrique Gómez Hurtado, defensor del conservatismo de ultra derecha y la acción intrépida. Al unísono conspiran por la caída del gobierno, legítimamente constituido, legalmente elegido y respaldado por la Constitución, respaldados por el grupo de empresarios titulados gremio de empresarios distinguidos .

18 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El líder israelita, Aarón, difícilmente pudo aplacar a su pueblo, fundiendo la imagen de un becerro de oro para que en la adoración calmaran sus ánimos. Fundiendo el elefante aquí, de nada serviría para calmar el delirio colectivo ocasionado con la desaparición de la bonanza (narcodinero) otrora llamada enfermedad holandesa ; de vacío económico y desasosiego generalizado de bolsillo; que más que al hombre de la calle parece haber afectado a los grandes capitales; cosechadores directa o indirectamente de la abundancia crediticia de la banca, v.g. el sector de la construcción y sus proveedores.

Ante este espectáculo de reconocidos dirigentes bipartidistas conspirando, a plena vista del Fiscal, la caída del Gobierno, acción por demás castigable aquí y en otras afianzadas democracias, no es difícil recordar la frecuencia y facilidad con que el totalitarismo resurge como resultado de quebrantamientos en el orden social ocasionados no solo por cataclismos económicos y guerras civiles sino por simples maquinaciones políticas hechas a destiempo, por dirigentes desorbitados de la realidad nacional y de los tiempos que se viven. Ni releyendo obras tan contradictorias como Ideología y Utopía de Kart Mannheim o Die Revolution del anarquista Gustav Landauer, logra uno captar el desconcertante fenómeno que presentan nuestros anarquistas de salón.

Estos fenómenos suceden ad portas de una nueva civilización que en el curso de nuestras vidas está por venir y que por todas partes gente ciega trata de suprimir. Civilización de poderes decisorios, mas fragmentados en manos de una juventud, de grandes mayorías, que impacientemente espera; desaparecidos los líderes de la tercera edad, que la toma de decisiones se haga al nivel que surjan los problemas. Juventud de masas para quien los eslogans del pasado: Los Decentes , Renovación Nacional , Frente Nacional etc., la tienen sin cuidado.

El presidente Samper ha expuesto en su admirable disertación televisada un excelente derrotero conciliatorio, además de un programa capaz de devolverle al país serenidad, tranquilidad y prosperidad, buscando que patriotas de tesón, carácter y espíritu de lucha, con fe en Colombia, logremos dominar el panorama, el egoísmo y la falta de patriotismo de otros sectores empeñados en acrecentar la llama conspiradora, v.g., un noticiero de las 9:30 p.m., que insiste en colocarse como vocero principal de conspiradores del monte (guerrilla;) cediéndoles su mejor espacio de fin de semana en la TV, estimulando el reclutamiento de juventudes. El lema de todo colombiano debe ser el dejar que el Presidente pueda gobernar sin odios, ni rencores, ni conspiraciones .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.