LA MEJOR:

18 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Con la muerte de Ella Fitzgerald desaparece una de las mejores, si no la más admirada, cantante de música norteamericana, jazz, blues o balada. La edad 78 años al fallecer no alcanzó a borrar su hermosa figura. Podemos afirmar, sin riesgo de equivocarnos, que quien oía una vez a la cantante de color, no podía olvidarla. La voz profunda cuando bajaba de tono o increíblemente elevada si lo subía, acompañó a las grandes orquestas.

Con Duke Ellington o Count Basie, interpretó esas viejas canciones basadas en los blues o en el clásico jazz. Difícil será reemplazar a Ella Fitzgerald, porque en realidad la personalidad que ponía en sus interpretaciones, era única. Hoy los amantes del jazz en todo el mundo la lloran. Sus discos serán pronto cotizados como verdaderas joyas. Ella Fitzgerald creó una época y eleva la lista de los inmortales, al lado de Duke Ellington, Louis Armstrong, Benny Goodman o Artie Shaw, por ejemplo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.