EL LLANTO DE JORDAN FUE DE DICHA Y DOLOR

EL LLANTO DE JORDAN FUE DE DICHA Y DOLOR

El base Michael Jordan completó su retorno triunfal al baloncesto de la NBA después de ganar dos títulos, el de Jugador Más Valioso (MVP) y el de campeón de liga con los Bulls de Chicago, que se impusieron por 87-75 a los SuperSonics de Seattle en el sexto partido de las finales. La estrella de los Bulls no tuvo inconveniente en reclamarse par sí el triunfo logrado por los Bulls, pero admitió que sin la ayuda de Dennis Rodman y el resto de los compañeros no hubiese sido posible.

18 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El, un hombre que simple vista parece de hierro, protagonizó la nota sentimental de la ceremonia de entrega de trofeos. Se fue al vestuario con el balón del partido y comenzó a llorar en el suelo al recordar a su padre.

Siento los 18 meses que estuve fuera del baloncesto había dicho antes todo lo contrario, pero me siento feliz por haber vuelto y traer de nuevo un título de campeones a Chicago , declaró Jordan.

Todos hicimos un gran trabajo y logramos el objetivo final .

Como homenaje a la memoria de su padre, asesinado en 1993, y por ser el domingo el Día del Padre, Jordan dijo que le dedicaba el título y el premio de MVP.

No tengo palabras para expresar lo que siento , declaró Jordan emocionado, con lágrimas en sus ojos. Se lo dedicó a mi Padre .

Jordan se convierte en el primer jugador en conseguir cuatro premios de MVP en las finales de la NBA, seguido por Magic Johnson y Larry Bird que tuvieron tres cada uno y Hakeem Olajuwon que logró dos consecutivos.

El triunfo dejó a Chicago con el cuarto título de liga en las últimas seis temporadas y pasó a formar parte de los grandes de la NBA como los Celtics de Boston y Los Angeles Lakers.

Al ganar el campeonato, los integrantes de los Bulls se dividirán un fondo de 1,2 millones de dólares de la postemporada. Los SuperSonics se dividirán otro de 798.000 dólares.

El comisionado David Stern hizo la presentación del trofeo de campeones a los Bulls y reclamó para el equipo de Chicago un lugar en la historia de la NBA, después de haber ganado 72 partidos.

Mientras que los SuperSonics vivieron la experiencia de que ellos mismos se derrotaron, tal vez sin la lesión del base Nate McMillan, la actitud de los árbitros y el factor Rodman, hubiesen podido desarrollar su mejor baloncesto que demostró en el cuarto y quinto partido que es superior al de los Bulls.

Los Bulls son un gran equipo, pero nosotros no jugamos nunca bien en su campo y fallamos en algo tan elemental como los rebotes y las pérdidas de balón , declaró George Karl, entrenador de los SuperSonics. Creo que somos tan buenos o mejores que los Bulls , sostuvo.

La victoria coronó siete meses y medio de éxito sin precedentes para los Bulls, que establecieron la marca de 72 victorias en temporada regular en la NBA.

La historia considerará a este equipo de Chicago con la reverencia que se merece otro de los grandes equipos de la NBA: los Lakers de Los Angeles, de los años 1971-72, los 76ers de Filadelfia de 1982-83, los Celtics de Boston con Bill Russell y los Celtics con Larry Bird.

Ningún equipo en la historia de 49 años de la NBA ha dominado alguna vez tanto y de manera tan completa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.