LA GUERRA LABORAL AÚN NO TIENE SOLUCIÓN

LA GUERRA LABORAL AÚN NO TIENE SOLUCIÓN

La huelga se resolvió, pero el conflicto laboral que la produjo no y la temporada de grandes ligas de 1995 comienza sin que hayan cesado las hostilidades entre los peloteros y los propietarios de clubes.

23 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Las dos partes declararon una tregua luego de que una jueza dictaminó que los propietarios no podían alterar por su cuenta el convenio colectivo de trabajo. Los propietarios aceptaron entonces iniciar la temporada con el convenio de 1994.

Pero esa fue una batalla aislada. La guerra continúa y no hay una solución a la vista.

Los representantes de peloteros y propietarios ni siquiera se han vuelto a reunir desde el 30 de marzo, cuando el fallo de la jueza Sonia Sotomayor en favor de los jugadores allanó el camino para la iniciación de la temporada.

Nos estamos concentrando en poner en marcha la temporada , declaró el comisionado interino Bud Selig. Cuando arranque, entonces nos abocaremos a la búsqueda de un acuerdo .

Los sectores más intransigentes del bando patronal proponen demorar las negociaciones y tratar de forzar la aprobación de un tope salarial, su objetivo desde el primer día. Si el tope es aprobado por los tribunales, los jugadores seguramente se declararán nuevamente en huelga, probablemente en 1996.

Muchos peloteros ya han preguntado al jefe de sindicato Donald Fehr si será necesaria otra huelga.

Uno siempre trata de prepararse para ello. Pero en este momento estamos tratando de reanudar las negociaciones , declaró Fehr.

Los propietarios dicen que le huelga les costó 700 millones de dólares, mientras que los jugadores afirman que perdieron unos 250 millones.

Pese a las enormes pérdidas, no obstante, poco ha cambiado y este año los peloteros recibirán prácticamente lo mismo que en 1994, según las cifras disponibles, aunque el sueldo promedio tal vez descienda levemente.

Los que más perdieron en todo este asunto fueron los agentes libres, muchos de los cuales tuvieron que firmar por una porción mínima de lo que ganaron el año pasado.

Va a ser duro jugar con las reglas del año pasado. Por ello hubo tantas transacciones a último momento , manifestó Selig.

Kansas City envió a David Cone a Toronto y a Brian McRae a los Cachorros de Chicago, mientras que Montreal renunció prácticamente a pelear el banderín transfiriendo a Ken Kill a San Luis, a John Wetteland a Nueva York y a Marquis Grissom a Atlanta.

Lo que ha pasado nos da la razón. Sucedió exactamente lo que dijimos que iba a suceder. Muchas franquicias están preocupadas , señaló Selig.

Los propietarios impusieron un tope salarial como parte de una estrategia destinada a redistribuir los ingresos en beneficio de los equipos de los mercados más pequeños, a los que se les hace cada vez más difícil competir en igualdad de condiciones con los de los mercados grandes, que acaparan todo el talento.

Los jugadores no se oponen a que haya una redistribución, pero no admiten que se haga a costa de ellos. Sostienen que, en la práctica, un tope salarial generará una reducción en sus ingresos.

Los dueños, entretanto, no hacen nada por nombrar un comisionado permanente. Selig, quien asumió el cargo interinamente en septiembre de 1992, luego de que Fay Vincent fuera forzado a renunciar, dijo que la búsqueda de un comisionado permanente comenzará después de que se logre un acuerdo laboral con los peloteros.

Necesitan urgentemente a alguien que maneje el negocio, no importa qué título tenga , manifestó Fehr. Me parece que es algo tan imperioso como llegar a un acuerdo laboral. Tiene que haber alguien a cargo .

Los agentes de los peloteros observan todo desde afuera, alarmados.

Los propietarios no han mostrado ninguna inclinación por lograr un acuerdo. Habrá que ver si se dejan llevar por los más radicales y piensan que pueden ganar a la larga. Si sigue la guerra, todos saldrán perdiendo , expresó el agente Randy Hendrick.

Su colega Tom Reich opinó que la situación se deteriora día tras día. Pide a gritos que ambas partes cedan algo, que prevalezca la sensatez y se logre un acuerdo durante la temporada .

Quien no desee un arreglo está loco. El béisbol se está desangrando y corre peligro de muerte , agregó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.