VÍA LIBRE PARA LA AUTOPISTA DE INFORMACIÓN

VÍA LIBRE PARA LA AUTOPISTA DE INFORMACIÓN

El termino de moda en comunicaciones en Estados Unidos es aquel de las superautopistas de información . Miles de artículos han sido publicados al respecto, y aún nadie ha logrado definir de qué se trata este sueño. O mejor aún, entender para qué sirve, cómo se usa y el por qué de su creación.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Si en Estados Unidos la desinformación de esta nueva tecnología es rampante, en Colombia ni hablar.

Sin embargo, ya existe en Estados Unidos la primera aplicación práctica de las superautopistas. Comenzó a funcionar en julio del año pasado y poco a poco se esta convirtiendo en el modelo mas avanzado del mundo de redes gigantes computarizadas. Y de paso, en la mejor muestra para aquellas compañías y personas interesadas en la trasferencia instantánea e interactiva de grandes cantidades de información.

Lleva el nombre de Autopista de Información de Carolina del Norte y es un proyecto extremadamente ambicioso iniciado a principios de los noventa por este estado, localizado en la zona central de la costa este estadounidense. Es parte de un gran programa de investigación y desarrollo en telecomunicaciones, llevado a cabo desde hace varias décadas por el Parque-Triángulo de la Investigación de ese estado, unos de los centros más destacados de esa modalidad en Estados Unidos, junto con el Valle del Silicio, en California, y el área de Boston (Ruta 128).

En pocas palabras, esta Autopista es una red interactiva de computadores con una capacidad inmensa para transmitir simultáneamente video, texto, audio y gráficas a color.

Por más sencilla que parezca, esta definición le complica la vida a muchos.

Por interactiva se entiende la capacidad de transmitir, de forma simultánea, información de ida y vuelta. Una llamada telefónica es interactiva; ambas personas pueden hablar al mismo tiempo. Sin embargo, la televisión no lo es. Al menos por ahora...

Cuando se habla de todo tipo de información, hay que entender desde ya que las comunicaciones del futuro van a ser integradas, es decir que en un solo monitor se puede recibir correo electrónico, llamadas telefónicas, programas de televisión, gráficas y todo lo que se le ocurra.

Esto y mucho más esta sucediendo de forma acelerada en Carolina del Norte. Por momentos, la mente humana se queda corta para entender los revolucionarios diseños.

Hoy por hoy este estado tiene la red más amplia de Estados Unidos: 170 mil kilómetros de fibra óptica, el cable subterráneo que esta remplazando al cobre como método de transmisión. En Colombia, por ejemplo, el cobre es todavía ampliamente utilizado para la telefonía, aunque la fibra óptica es el material de moda.

Por el momento, la llamada Autopista de Carolina del Norte comunica alrededor de setenta lugares inscritos, incluyendo las mejores universidades (como Duke), colegios, oficinas gubernamentales, centros de investigación, hospitales, bibliotecas y cárceles. Para diciembre de este año se calcula que habrá doscientos centros inscritos. La meta, en siete años, es unir tres mil lugares alrededor del estado.

Diversas aplicaciones En el campo de la justicia, hoy día se realizan diagnósticos médicos de prisioneros desde las cárceles para evitar su movilización a centros médicos.

Según oficiales, se evitan problemas de seguridad y costos de desplazamiento.

El proceso formal de acusación de detenidos también se realiza a través de esta autopista, de manera que un juez urbano no tiene que desplazarse a estaciones de policía rurales.

De nuevo la tecnología está presente, pero su aplicación real ha levantado críticas acérrimas por ser un servicio impersonal . Cuando se dice que en el futuro habrá superautopistas de información, es importante observar que las autopistas ya están prácticamente construidas en este país. Es decir, las redes de fibra óptica ya están instaladas.

Lo que los investigadores todavía no han logrado perfeccionar son las rampas de acceso a los diferentes carriles de cada autopista. Esta analogía sirve para explicar la dificultad que existe para darle ordenes a la información de dirigirse a determinado usuario y no a otro. Faltan rampas y señales.

Tecnología ATM La Autopista de Carolina del Norte se considera la más avanzada porque cuenta con los mecanismos de transmisión más modernos. La tecnología que ha hecho posible comunicar entre sí a diferentes centrales interconectadas se llama ATM, sigla traducida al español como modo de transferencia asincrónico.

El famoso ATM es una serie de protocolos que permiten las transferencia de información integrada -texto, audio, etc.- en un solo comando. Otra tecnología de moda es SONET, también diseñada para la transmisión de señales.

El atributo final de la Autopista de Carolina del Norte tiene que ver con el tamaño de la red o la cantidad de información que puede ser enviada a través de la troncal.

Hoy día, en comparación con hace unos años, se pueden mandar grandes trozos de información digitalizada a través de redes de fibra óptica. Mientras que un módem convencional puede tardar 3,5 días en transmitir los 33 volúmenes de la Enciclopedia Británica, la red utilizada por la Autopista de Carolina del Norte lo puede hacer en 1,2 segundos.

Es como comparar la cantidad de agua que puede pasar por un pitillo por segundo con la que puede circular por un túnel hidroeléctrico gigantesco.

Mientras este proyecto crece rápidamente en Carolina del Norte, en Washington los políticos y centros especializados trabajan en la gran Superautopista. Y este proyecto está sirviendo de modelo para la gran troncal del futuro.

Esta autopista es una red interactiva de computadores con una capacidad inmensa para transmitir de manera simultánea video, texto, audio y gráficas a color.

Educación, la principal aplicación Aunque la idea global es promover la economía del estado y agilizar el papeleo entre oficinas distantes, por ahora las dos aplicaciones más importantes de la Autopista son la enseñanza a distancia y lo que se conoce como telemedicina , es decir, la utilización de redes digitales para diagnósticos médicos en sitios remotos.

En el caso de la enseñanza a distancia, ya hay 120 colegios inscritos en el programa. Básicamente, algunas clases (desde matemáticas hasta idiomas como el japonés) son enseñadas por televisión interactiva.

Es un tipo de teleconferencia avanzada, cuya calidad de video es perfecta. El profesor esta localizado en una central y le habla a una cámara. Mientras tanto, en la clase, los alumnos ven al profesor. Lo nuevo de esta técnica es que es interactiva; o sea que tanto alumnos como profesores pueden verse y escucharse en cualquier momento. En muchos casos, un profesor le dicta la misma clase a tres o cuatro cursos localizados en sitios diferentes.

Aunque esta técnica recibe muchas críticas por lo inhumano del método de educación, los directores de estos centros dicen estar ahorrando costos. Según Charles Stanback, vocero de la Autopista, la reacción ha sido extremadamente positiva por parte de estudiantes y profesores .

El costo inicial, sin embargo, es alto. Cada colegio tiene que pagar cien mil dólares (unos 85 millones de pesos) y una cuota mensual de cuatro mil dólares.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.