POR TEMOR A LA CRECIENTE TRASLADAN A PUERTO LLERAS

POR TEMOR A LA CRECIENTE TRASLADAN A PUERTO LLERAS

Ante el inminente riesgo de ser arrasados por una creciente del río Arauca en el invierno que está próximo a iniciarse, la alcaldía de Saravena ordenó la reubicación a los habitantes de la inspección de Policía de Puerto Lleras.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Para el efecto fue adquirido un predio de cinco hectáreas, en donde se reubicará a las 80 familias de colonos que habitan el sector desde hace más de 15 años. En la compra de estos terrenos se invertirán 20 millones de pesos.

Por lo pronto en el sitio se adelantan los trabajos de medición y topografía para determinar la zona exacta en la cual quedarán las viviendas.

De acuerdo con el inspector de policía del sector, Carlos Rincón Hernández, el río Arauca con cada creciente se está llevando un promedio de cuatro metros de la ribera y en los últimos dos años se ha perdido el 40 por ciento del caserío.

El funcionario dijo que por lo menos 20 viviendas se encuentran en una zona de alto riesgo, pues el río golpea con mucha fuerza el sector y amenaza con volver a su antiguo cauce.

Para la construcción de las nuevas viviendas se comprometerán a organismos como el Fondo de Fomento Cooperativo Departamental, el Fondo de Vivienda Municipal y la Caja Agraria a fin lograr financiación para iniciar la obra.

A través de la Alcaldía se gestionará ante el Inurbe un subsidio para estas familias.

Igualmente, la Alcaldía anunció que dentro del proyecto previsto se contempla dejar todas las viviendas con sus respectivos servicios básicos.

Puerto Lleras es un poblado fronterizo, que regularmente se ve afectado por problemas con autoridades venezolanas y que se encuentra habitado principalmente por pescadores y unos pocos campesinos.

Hasta mediados de 1986 fue uno de los puertos pesqueros más importantes del río Arauca, ya que allí comienza el afluente a tornarse pedregoso y se facilitaba la pesca.

Sin embargo, hoy en día las cosas han cambiado notoriamente y esta actividad ha disminuido en forma considerable lo que ha repercutido en que muchos habitantes del sector hayan preferido desplazarse hacia otros lugares.

De otro lado, el invierno que azota a Cundinamarca ha provocado deslizamientos en la vía Pandi-Cabrera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.