EL GRAN CIRCO DEL HUMOR ESTADOUNIDENSE

EL GRAN CIRCO DEL HUMOR ESTADOUNIDENSE

El primer clisé evidente en Las travesuras de Dunston es el destino antisocial del animal, forzado a poner al servicio de la delincuencia sus destellos de inteligencia, por lo general a un astuto ladrón. Idéntico enfoque exhibió la cinta de 1994, Mi mico es un loco.

11 de junio 1996 , 12:00 a. m.

La novedad ahora es que el entorno elegido por el tirano jefe de Dunston es un hotel neoyorquino de lujo, cuyas cinco estrellas quedarán más que reducidas luego de que el animal haga de las suyas.

El niño salvador es Kyle (Eric Lloyd), quien es hijo del gerente del hotel Majestic, Robert Grant (Jason Alexander). Grant debe estar escondiendo a sus hijos de la dueña del lugar, la insensible y avara señora Dubrow (Faye Dunaway).

Pero cuando el empalagoso ladrón, Lord Rutledge (Rupert Everett), llega a perseguir las joyas de una señora millonaria escudándose en la pericia del orangután, la familia Grant terminará más unida que nunca, involucrando a Dunston como un nuevo miembro.

La elementalidad del filme es absoluta, en una serie de secuencias insólitas y descabelladas, inspiradas en los gags más recurrentes del cine hollywoodense. Una estantería gigantesca con rollos de papel higiénico sin envoltura, parecen estar allí puestos especialmente para que Dunston los tire. Una maleta con millones de dólares en joyas olvidada encima de una mesa, para que el animal la encuentre. Un robo multimillonario que ni siquiera amerita una visita policial. Un niño que habla bajo un escritorio sin ser descubierto. Una señora que se sitúa justo frente al pastel que debe embadurnarla. Algunos de los absurdos construidos con fines demasiado específicos.

Por lo demás, al margen de las risas primitivas que la película origina en el público popular, queda produciendo fastidio en muchos espectadores, el supuesto humor que hay cuando el animal se ve presionado a tomarse el agua del vaso de una caja de dientes, o a beber abundantemente de un inodoro.

Cosas de la particular comedia gringa, que al encontrar una veta, la utiliza hasta el cansancio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.