ALTERNATIVAS DE JUBILACIÓN

ALTERNATIVAS DE JUBILACIÓN

La seguridad social tradicional ofrece un solo producto: una pensión cuya cuantía depende del salario y las semanas de cotización efectuadas cuando el trabajador llega a una edad preestablecida.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Por contraste, el nuevo sistema ofrece una vasta pluralidad de alternativas. Cada quien es libre de escoger la que mejor se acomode a sus propias necesidades y circunstancias.

Edad de jubilación Siempre y cuando el saldo de la cuenta de ahorro individual sea suficiente para financiar una pensión equivalente al 110 por ciento del salario mínimo, el trabajador puede determinar el momento de su jubilación.

Desde luego, la magnitud de la pensión es siempre función del ahorro acumulado. Salvo que se efectúen aportes extraordinarios, un retiro temprano significará una pensión menor. Pero quien quiera trabajar hasta edad avanzada, obtendrá una pensión mayor.

Renta Vitalicia Llegado el momento de retirarse, el trabajador puede contratar una Renta Vitalicia con cualquiera de las compañías de seguros que ofrecen este producto.

La Renta Vitalicia consiste en que el trabajador entrega, a título irrevocable, la totalidad del capital de que es titular y el bono pensional que el Estado le haya reconocido en el momento de trasladarse al nuevo sistema.

A cambio recibirá una pensión hasta la fecha de su fallecimiento, la cual es transmisible a los correspondientes beneficiarios.

Las mensualidades que la compañía de seguros deba pagar en virtud del contrato, estarán automáticamente actualizadas para garantizar su poder adquisitivo.

De esta explicación, se deduce que el trabajador traslada a la compañía de seguros los riesgos de extralongevidad e inflación. Y ésta a su vez, los asume a cambio de la remuneración que se convenga.

Esta modalidad de retiro es la más adecuada para los trabajadores que lleguen a la edad de retiro sin ahorros apreciables, distintos de los que haya acopiado en su cuenta de ahorro pensional.

Retiro Programado Consiste en que el trabajador se pensiona con cargo a su cuenta individual de ahorro pensional y al bono que el Estado le haya reconocido en el momento del traslado.

La sociedad administradora respectiva calculará anualmente el monto de la pensión, teniendo en cuenta el saldo del capital, la probable sobrevivencia del beneficiario y las tasas de interés e inflación esperadas.

En esta modalidad de pensionamiento, el trabajador asume los riesgos de extralongevidad e inflación. Sus fondos pueden agotarse antes de que muera; y una inflación excesiva puede envilecerlos.

El Retiro Programado es recomendable para aquellos trabajadores con capacidad para asumir riesgos; vale decir, aquellos que puedan tener fuentes de ingreso complementarias a su pensión de vejez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.