CASTRO:

CASTRO:

17 de junio 1996 , 12:00 a.m.

No hay razón para que se trate de convertir en motivo de contumelia la que se ha querido presentar como extraña intervención del señor Fidel Castro en las circunstancias que condujeron a la liberación del doctor Juan Carlos Gaviria y al viaje de sus secuestradores a Cuba. El hecho de que el señor Gaviria sea hermano del actual Secretario General de la OEA es puramente ocasional, y no hay motivo para atar lo uno con lo otro.

La actuación de Fidel Castro conformó un gesto de cooperación de muy positivo alcance, que hasta los más cerreros anticastristas han reconocido, y no hay para qué atribuirle otras extrañas implicaciones. Por cierto que no es la primera vez que el Presidente de Cuba tiene una actuación para superar situaciones críticas.

En cuanto se relaciona con nuestro país, ya había tenido un gesto similar cuando el recordado secuestro colectivo de embajadores en la sede de la Embajada Dominicana, en Bogotá. Y fue eso lo que permitió superar el grave problema planteado en aquella ocasión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.