GUERRILLA ATACÓ A EL PEÑOL

GUERRILLA ATACÓ A EL PEÑOL

A punta de granadas y disparos de ametralladoras, unos cien hombres del Noveno Frente de las Farc, rompieron ayer la acostrumbrada tranquilidad de El Peñol -a 62 kilómetros de Medellín-, uno de los centros turísticos más importantes de Antioquia.

22 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Hacia la una de la madrugada, los subversivos llegaron a esa población del oriente antioqueño y rodearon la edificación donde el Comando de la Policía ocupa el segundo piso y el primero, y las oficinas de las Empresas Departamentales de Antioquia (EDA).

Alguien que permanecía en el primer piso de la construcción notó la presencia de los guerrilleros y activó la alarma. Esto alertó al comandante de la Policía y a tres agentes más que estaban en el Comando. Ellos con los fusiles y las municiones que tenían, enfrentaron a los subversivos casi hasta las cuatro de la mañana, cuando éstos se marcharon.

Según uno de los agentes que repelió el ataque, normalmente en el Comando permanecen cinco o seis policías, pero a esa hora no estaban todos porque justamente hacían cambio de turno.

Lo cierto es que mientras unos guerrilleros abrían con granadas un boquete en el muro de la parte trasera del Comando, otros disparaban por el frente y había quienes lo hacían desde las esquinas que rodean la edificación.

Uno de los agentes logró pasar a las oficinas de la EDA por la reja de un techo que comunica las dos plantas del edificio, para usar un teléfono y pedir refuerzos, pero ya los subversivos habían dañado el sistema de comunicaciones.

Nosotros sentimos la muerte encima, aquí nunca se había visto una cosa de esas , dijo una señora que vive a un costado del Comando. Cuando comenzaron los estruendos ella, su esposo y su hijo se refugiaron en la última pieza de la casa y permanecieron en el piso bocabajo hasta que se fueron los guerrilleros. El frente de la vivienda quedó afectado por varios tiros.

El Comando quedó destruido en un 80 por ciento y afectadas las oficinas de la EDA y la casa de la cultura. Además, quedaron levemente heridos el comandante, cabo primero José Ferney Marín Martínez, su esposa que estaba con él en el momento del ataque y los agentes Miguel Andrés Benítez Cuadrado y Francisco Luis Ramírez Morales.

Se cree que uno de los guerrilleros que disparaba desde una columna de la Casa de la Cultura murió durante el enfrentamiento. El trayecto desde donde estaba hasta la salida principal de la casa cultural tenía una mancha continua de sangre, como si lo hubieran arrastrado. También con sangre, quedaron marcadas en el lugar las huellas de unas botas pantaneras.

El secretario de Gobierno de la localidad, Hernán Valencia, dijo que hasta el momento no se conoce la existencia de frentes guerrilleros en El Peñol. Lo más probable es que los subversivos hubieran llegado de Granada, El Santuario o Cocorná, donde se sabe que sí hay asentamientos de la subversión.

Se piensa que los guerrilleros se marcharon porque temían la llegada de los miembros del Ejército de municipios cercanos como San Rafael y Rionegro. Además, la probabilidad de refuerzos de San Vicente, Guatapé y Marinilla, era muy grande, si se tiene en cuenta la cercanía de esas localidades con El Peñol.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.