AL ALCALDE:

AL ALCALDE:

17 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Parte esencial del equilibrado ejercicio de convivencia ciudadana que todos los habitantes de esta ciudad deben practicar se fundamenta en la posibilidad de contar con zonas verdes que inviten al esparcimiento y al deporte, separadores viales debidamente empradizados, arborizados, florecidos y bien conservados y unas montañas circundantes que cuenten con un apropiado y permanente programa de reforestación.

Sin embargo, los parques interiores y zonas verdes de los barrios se encuentran completamente abandonados en cuanto al suministro y mantenimiento de juegos metálicos o de madera, construcción o repavimentación y demarcación de canchas deportivas múltiples, corte de pasto y arborización.

Los principales separadores de las avenidas no recuerdan la última vez que se les realizó en forma permanente un mantenimiento que incluyera corte de pasto y bordeo, construcción o recuperación de andenes y sardineles, siembra de plantas de jardín con flores y una continua arborización que consulte el empleo de especies ornamentales nativas.

Los cerros que rodean la ciudad, permanente víctimas de incendios forestales, así como las rondas de los pocos ríos que aún sobreviven, no conocen programas continuos de reforestación y conservación que permitan librar una decidida batalla contra el gran enemigo de las grandes ciudades como es la contaminación ambiental.

Conocido el interés de la Administración en unificar las secretarías de Obras, de Tránsito y el IDU, se deduce que no contempla entre sus prioridades la reactivación de cuarenta cuadrillas de obreros destinadas exclusivamente al mantenimiento y conservación de zonas verdes, cinco cuadrillas dedicadas a la reparación de juegos infantiles, cinco para la repavimentación y mantenimiento de canchas múltiples y otras diez encargadas de los viveros, la arborización y reforestación.

Por lo anterior, revivir un mecanismo ya utilizado que arrojó magníficos resultados en el pasado como era la invitación a la empresa privada para que se vinculara en forma directa a este propósito, obteniendo como contraprestación el reconocimiento ciudadano, autorización de publicidad en los separadores y parques entregados para su conservación y un posible tratamiento tributario preferencial, conformaría una excelente solución para atender el alarmante estado en que se encuentran las zonas verdes de la ciudad.

Carlos Francisco Torres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.