LA REALPOLITIK

La sensación del país en estos momentos es que el senador Helms salió con un chorro de babas. El tan esperado debate del 6 de abril no se llevó a cabo. Todo parece indicar que la tan anunciada María no se presentará hoy. Tampoco salieron a relucir las innumerables pruebas. Mucha gente creerá que pasó el temporal.

21 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Pero no hay que equivocarse: el buque sigue haciendo agua. Por eso es bueno meditar con cabeza fría en el futuro de las relaciones con Estados Unidos.

La realpolitik la define Kissinger en su último libro como la política exterior que tiene en cuenta las realidades del poder para defender el verdadero interés nacional . Es un enfoque eminentemente pragmático. Una pequeña dosis de realpolitik podría ser útil en estos momentos.

Recordemos algunos hechos.

En su artículo en el Wall Street Journal, publicado el día en que presentó su proyecto de ley y donde le explica a la opinión pública norteamericana su posición tan radical frente a Colombia, el senador Helms comienza con la siguiente perla: Muchos más jóvenes norteamericanos mueren por causa del veneno que nos exporta Colombia que por causa de los terroristas que amparan los regímenes de Gadafi o el Ayatollah. Por consiguiente, el enemigo público número uno de los Estados Unidos se llama Colombia .

El mismo artículo termina fustigando al presidente Clinton por habernos certificado (así haya sido a las malas) y le advierte a la clase dirigente colombiana la necesidad de definir de una vez por todas: o Colombia se convierte en otro de los parias del mundo junto a Irán y Libia, con todas sus consecuencias, o vuelve a ser parte de la comunidad civilizada de naciones.

A cualquier colombiano se le tiene que revolver la bilis al leer semejante artículo. Suscita un sentimiento de ira y de frustración por lo duro, por lo injusto y por lo desinformado. Pero aparte de la natural reacción primaria, también debe suscitar muchísima preocupación.

Hace un año probablemente le habrían colgado ese escrito al senador Helms. Pero hoy ya no se trata de un simple y pintoresco senador de la minoría republicana. Se trata del poderoso Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, veterano exponente del ahora partido mayoritario y quien, por si las dudas, tuvo la inteligencia de buscar como coautor de su artículo y de su causa a William Bennet, ex secretario de Educación y tal vez una de las personas con mayores credibilidad y autoridad moral en la política norteamericana. Bennet publicó hace poco uno de los libros más vendidos en los Estados Unidos. Se titula: El Libro de las Virtudes.

Otro de los muchos aliados que ha conseguido el señor Helms, es la Heritage Foundation. No es precisamente una recicladora de basura , sino la institución conservadora con más prestigio. Es la fuente académica de donde se nutre la ideología republicana, la que hoy manda en los Estados Unidos.

De manera que no estamos confrontados con un simple brote aislado de radicalismo conservador sino con una situación de mucho más fondo, donde por diversos motivos, así sean injustos, se está fraguando un movimiento contra Colombia. Y eso está sucediendo en el país más poderoso del mundo.

Los intereses colombianos que están en juego son mucho más importantes de lo que se ha sugerido, pues se trata de una estrategia bien articulada para bloquear económicamente al país. La sola amenaza de quitarnos las preferencias arancelarias, ya dio al traste con toda la política de atraer inversión para exportar hacia los Estados Unidos. Años de esfuerzo para promocionar el famoso Atpa se fueron al caño. En los tres últimos meses, se espantaron muchas inversiones que estaban a punto de realizarse.

O sea, el senador Helms ya nos causó un inmenso daño. Pero ese daño no es ni pálido reflejo frente a los inmensos perjuicios para todos los colombianos no sólo económicos sino políticos si algunas de sus amenazas, que cada día tienen más eco en otros sectores, se cumplen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.