‘La cámara es mi prótesis’: A. Martín

‘La cámara es mi prótesis’: A. Martín

Si ha visto a alguien tan solo una vez, a Alejandra Martín difícilmente se le fija su rostro en la memoria. Podría recordar su voz; quizá su estatura o contextura. Pero la cara no porque su pronunciado astigmatismo no le permite percibir detalles.

29 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Paradójicamente, Alejandra, de 27 años, escogió ser una artista visual.

Y sus falencias en la visión –además de su astigmatismo extremadamente variable, no tiene visión estereoscópica y padece de una enfermedad en la córnea– la hicieron interesarse en cómo traducir en imágenes su dificultad para fijar el rostro de las personas anónimas.

Empezó haciendo fotografías de gente en la calle, a las que después les quitaba la cara. “No veo exactamente así, pero la identidad del rostro para mí es muy compleja”, dice la ganadora del 4 Salón de Arte Joven del Club El Nogal, de Bogotá.

Para desarrollar su tesis de grado de la Universidad de Los Andes y ahondar en el tema que la preocupaba, Alejandra escogió trabajar alrededor de una enfermedad llamada prosopagnosia; quienes la padecen no pueden percibir los rostros de las personas, así sean los de sus seres queridos o el propio. En las fotografías aparece ella misma, pero siempre sin rostro: sin cabeza, de espaldas, con su cara borrada o tapada con guantes o trozos de tela.

Pregunta por su identidad. Y la respuesta inmediata, el espejo, que aparece en varias de sus fotos, no coincide con lo que pasa fuera de él ni sirve para revelar la identidad buscada.

“Tu cara eres tú en la medida en que te ves en un espejo, si no solo te conocerías del pecho para abajo y por delante”, agrega.

Sus problemas son su ventaja La cámara es la “prótesis” de Alejandra. “Me duplica la visión, igual que el espejo”, dice. Empezó a usarla a los 12 años, en la misma época en que le gustaba revisar, en su casa, un baúl hondo lleno de fotografías. La cámara le permite ver y tomarse el tiempo para detallar.

Quizá como una rebeldía por no poder ver el mundo nítidamente, sus fotografías están completamente enfocadas, no importa si hay profundidad de campo. Para una sola imagen, puede hacer 30 tomas con el mismo encuadre, pero con diferentes focos. Después las ensambla en Photoshop, gracias a un monitor de 24 pulgadas.

Trabaja en espacios cerrados. “Se me presta más”, dice. Sus problemas de visión no le permiten hacerlo libremente en la calle. Las luces de la noche, por ejemplo, le resultan insoportables por su destello. Por eso le gustó tanto recrear la noche en unos visores que le puso al público en la exposición de El Nogal en los que aparece ella, sin cabeza, mirando hacia una ventana. “La noche para mí es inventada”, asegura.

Pero no es esa la única razón por la que casi no hace imágenes en exteriores. Martín mide 1, 42 m: “La estatura y la capacidad física de ver te cambian todo. Te desenvuelves diferente. Voy a un concierto y para mí es un tedio. Todo el mundo me tapa. Hasta el más bajito. No me imaginaría como fotógrafa documental”.

En El Nogal, sus fotografías están colgadas para ser vistas por alguien de su estatura. Ella sabe que su punto de vista es “diferente”. Que ver poco y ser bajita pueden ser virtudes. Ya obtuvo un segundo lugar en un concurso de fotografía digital para aficionados en México. Ahora, el primer premio del 4 Salón de Arte Joven. Y es la única artista que expone sin haberse graduado en la muestra que conmemora los 60 años de la Universidad de Los Andes.

''Tu cara eres tú en la medida en que te ves en un espejo, si no, solo te conocerías del pecho para abajo y por delante”.

Alejandra Martín, artista visual

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.