DETENIDOS DOS SOSPECHOSOS DEL ATENTADO

DETENIDOS DOS SOSPECHOSOS DEL ATENTADO

Los principales sospechosos en el atentado de Oklahoma City se encuentran en manos de la policía, y su detención ha lanzado la hipótesis de que el acto sangriento sea obra de un grupo paramilitar estadounidense de tendencia neonazi.

22 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Se trata de dos hombres jóvenes de raza blanca que supuestamente alquilaron la camioneta en la que se colocó la bomba que destruyó gran parte del edificio federal de oficinas en Oklahoma, y provocó la muerte de, al menos, 65 personas y heridas a más de 460.

El primer sospechoso detenido (del cual se había difundido su retrato hablado por todo el país), Timothy McVeigh de 27 años, fue capturado tan sólo hora y media después del atentado, cuando cometió una infracción de tráfico en Perry, una pequeña localidad situada a unos 95 kilómetros al norte de Oklahoma. Un policía local notó su parecido con el retrato hablado.

El ex soldado fue acusado de dinamitar el edificio de oficinas federales de esta ciudad en un supuesto intento de venganza contra el gobierno nacional por el desastre en la sede de una secta religiosa en Waco (Texas), en el que murieron 80 davivianos, precisamente dos años antes.

El segundo, Terry Nichols, del que también se difundió su retrato hablado, se entregó ayer a las autoridades en Herington, Kansas. Un hermano suyo también es interrogado.

La Milicia de Michigan Los detenidos pertenecen, al parecer, a un grupo extremista de orientación neonazi con ramificaciones en 22 estados del país. El grupo, denominado la Milicia de Michigan, tiene representantes en 70 de los 83 condados de Michigan (ayer en Decker el FBI rodeó en una vivienda ocupada por un miembro de esta milicia) y está comandado por Norm Olson, de 47 años, oficial de la Fuerza Aérea, ministro religioso y dueño de una tienda de armas.

Estos grupos suelen estar en contra del gobierno federal (el edificio atacado albergaba muchas oficinas gubernamentales), y a favor de la venta libre de armas que el Ejecutivo actual trata de recortar.

Un ejemplo para mostrar su ideología. Los amantes de las armas de fuego están muy inquietos con los planes del Gobierno del presidente Bill Clinton. Esa molestia se hizo visible en octubre pasado cuando Francisco Martín Durán, el hombre que disparó contra la Casa Blanca con un fusil automático, actuó porque estaba furioso por ello.

Pese a que todo apunta a que este grupo está metido en el ataque del carro bomba, la Milicia de Michigan desmintió estar implicada en acciones terroristas, y afirmó que las actividades de sus combatientes paramilitares opuestos al gobierno federal se limitaban a la defensa de los patriotas.

Tesis descartadas? Con esto, ayer estaba casi parece definitivamente descartada la hipótesis de la conspiración islamista, que prevaleció en un principio pues numerosos medios de comunicación sacaron paralelismos con el ataque en 1993 al World Trade Center y con otros atentados de terrorismo internacional en otros lugares del mundo y dijeron que la policía buscaba a tres sospechosos de facciones árabes.

Ayer en su breve rueda de prensa, el presidente Clinton recordó que ni él ni el Departamento de Justicia dijeron en ningún momento que se tratara de una amenaza extranjera .

Tras divulgarse la noticia de la detención de McViegh, centenares de personas empezaron a congregarse ante la cárcel de Perry, que la policía acordonó para evitar incidentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.