POBRE PAÍS

POBRE PAÍS

Samper se está atornillando en el poder. Oxigenado por la esperada absolución de la Cámara, por la liberación de Juan Carlos Gaviria e incluso por el triunfo futbolístico del América de Cali (el de Cali), el Presidente le comunicó al país que piensa gobernar hasta el último minuto, de la última hora del último día de su mandato.

16 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Anuncio que les producirá escalofríos a muchos colombianos de bien, pero que no debe sorprender en quien ha demostrado una inaudita capacidad para aferrarse a su cargo por encima de cualquier consideración por el interés nacional.

Y el hecho es que lo ha logrado. A un costo tremendo, que el país aún no sabe en cuánto saldrá. La cuenta final la pagaremos todos dentro de dos años, si es que nada ni nadie lo logra desatornillar.

El discurso de Samper tras su absolución tuvo un tono de mal disimulado triunfalismo que nada bueno augura. Se entiende que celebre y cobre la previsible declaratoria de inocencia por sus colegas de la Cámara, pero no que les hable a los colombianos como si fueran retrasados mentales, que ahora sí tienen que creer en la plena inocencia del Presidente. Ni que amenace con el Código Penal a los medios de comunicación que actúen como cajas de resonancia de la rebelión civil .

Pero en el fondo fue un discurso para Washington. Para ganar indulgencias con E. U., prometiendo otro paquete de medidas contra el narcotráfico que quizás convenza a los gringos de que, pese a todo, se merece una segunda oportunidad.

E. U. debe pensar que hasta ahora no hay nada que haga creer que Samper pueda pasar efectivamente estas leyes. Es lo mismo que ofreció desde 1994, pero que nunca presentó. Nadie duda de su capacidad para manejar al Congreso para que lo absuelva, pero para pasar leyes que expropien los bienes y aumentarles las penas a los patrocinadores económicos de tanto padre de la patria, eso está por verse.

* * * * * Como están por verse muchas otras cosas. El anunciado ajuste institucional , por ejemplo. O la recomposición de su Gobierno ( quiénes se irán a lentejear ?) tras un fallo que si bien le resuelve el problema legal, no lo legitima ante la opinión nacional e internacional. A menos que se piense que una absolución impartida por 111 representantes la mayoría de ellos salpicados por narcodineros o seducidos por prebendas burocráticas va a restablecer de por sí un clima de confianza en el país.

Me pregunto cómo el fallo de una Cámara de escasa credibilidad puede rescatar la imagen de este Gobierno en el exterior, o limar las asperezas con E. U, o convencer a empresarios nacionales y extranjeros de que llegó la hora de invertir. Le otorgará acaso a Samper la capacidad para liderar un proceso de unidad nacional y sacar al país del pantano en que lo ha hundido? Un triunfo político personal le garantiza la gobernabilidad? Lo convierte en el estadista que, ahora sí, va a resolver la dramática acumulación de problemas (el desplome del orden público, de la economía, de la salud, las vías etc. etc.) que no ha arañado siquiera? Por ahora no veo cómo, ni por dónde. Podrá convocar ciertamente a la clase política que lo salvó, y que ordeñará como nunca antes el tesoro público que Samper pondrá a su disposición, pero, de dónde piensa sacar la autoridad para convocar a esa mayoría del país que piensa que a su campaña ingresaron dineros ilícitos y que el candidato sí sabía? Para convencer, en fin, a tantos colombianos que consideran que lo que triunfó en la Cámara no fueron la justicia, la verdad o el debido proceso, sino la corrupción, el narcotráfico y el clientelismo? Salvo que este país esté tan fatigado con el problema y tan desinflado anímicamente, que ya no le importe mucho nada. Porque lo cierto es que, además de su innegable capacidad de aguante y su asombroso talento manipulador, a favor de Samper han trabajado la saturación con el proceso y el desaliento ante la falta de alternativas. Y, claro, ese oportunismo pragmático del colombiano, que se expresa en el más vale malo conocido.. o el qué carajo, si aquí todos roban .

Y mientras aquí no cuaje un rechazo cívico más amplio; mientras la oposición a Samper no presente un frente más cohesionado, convincente y contundente, ahí lo tendremos encaramado en el poder. Hasta el último minuto, de la última hora, del último día. Pobre Colombia! Y hay que imaginarse ese escenario. Hay que pensar qué más hechos escabrosos fotos, grabaciones, testimonios seguirán saliendo en estos dos o más años de esa Caja de Pandora que Samper abrió desde su primera campaña presidencial en el 90, y que no ha podido cerrar porque, como bien lo dijo Jorge Eliécer Ruiz, la llave la tienen los muertos.

Hay que pensar en el gigantesco hueco fiscal que irá aumentando en la medida en que el Gobierno gasta a cuatro manos para ganar respaldos. Se entiende, en fin, la tremenda rumba con que los parlamentarios celebraron la absolución el miércoles por la noche en la Casa de Nariño y luego, en la de la representante Martha Catalina Daniels.

* * * * * La expectativa de entrar a saco roto en el presupuesto nacional explica de sobra el alborozo de la clase política samperista. El guayabo vendrá después. Pero lo sufrirá Colombia entera. El moral y el económico.

Pero aceptamos que el Presidente está oxigenado, la oposición desinflada y que se impone un compás de espera. Para que no solo Samper, sino el país respire y tome aire. Que lo está necesitando.

Para evaluar con ánimo sereno lo que puede venirse en esta etapa del postjuicio. Para ver a quiénes convoca Samper y con qué resultados. Y cómo operarán el ajuste institucional, la reactivación económica y el control del orden público que ha anunciado. Y si ahí sigue, mes tras mes, anunciando y prometiendo y nada pasa y todo sigue igual, entonces será porque definitivamente tenemos el Presidente que nos merecemos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.