LA MORFINA ES RACISTA

LA MORFINA ES RACISTA

La médica María Soledad Cepeda lleva cinco meses buscando 17 hombres blancos. Son los voluntarios que necesita para demostrar que la morfina causa reacciones diferentes en personas de raza blanca, mestiza e indígena.

15 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Cepeda, quien coordina la Clínica del Dolor del Hospital San Ignacio de la Universidad Javeriana en Bogotá, ha encontrado que las dosis de morfina que se emplean en cirugías grandes, traumas severos y tratamientos contra el cáncer, deben ser administradas según la raza.

La investigación, con un costo aproximado de 45 millones de pesos, es apoyada por la Universidad Javeriana, el Departamento de Epidemiología de la Universidad de Pensilvania y la organización estadounidense US Aid.

Sin embargo, en opinión de la médica, el valor de este estudio no se mide en millones de pesos sino en el efecto que tiene en la prescripción de las dosis de morfina.

Hasta ahora se ha hecho la prueba en 22 indígenas y 22 mestizos y se ha encontrado que los efectos de la morfina son superiores en los primeros. Eso significa que la morfina los hace respirar menos y les produce más sueño. Lo que queremos probar es que dichos efectos son distintos a los que este medicamento puede producir en los blancos , dice Cepeda.

Según explica esta especialista en anestesiología de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), las personas respiran 21 por ciento de oxígeno y casi nada de bióxido de carbono, pero cuando se aumenta la cantidad de este último elemento, comienzan a respirar con mayor frecuencia. Sin embargo, esto no ocurre cuando se les pone morfina. No respiran tan rápido como debieran , dice.

Faltan voluntarios De acuerdo con Cepeda, la mayoría de investigaciones relacionadas con medicamentos se realizan en Europa y Estados Unidos donde gran parte de la población es de raza blanca. Si se descubre que algunos de esos medicamentos producen efectos diferentes en otras razas, los resultados de dichas investigaciones no podrían tomarse al pie de la letra.

De hecho, se sabe que el alcohol no tiene el mismo efecto en los asiáticos dice la médica. Por eso, si se comprueba nuestra teoría las dosis dadas a los blancos no deberían ser extrapoladas para nosotros... En otras palabras, este estudio va a decir que se cambien las dosis de morfina .

Para corroborar su teoría, Cepeda requiere de 22 personas de raza blanca que tengan ascendencia europea. Es decir, que provengan de tres generaciones puras.

Los tres primeros apellidos deben ser extranjeros, no sirven aquellas personas que tienen el primer apellido extranjero, el segundo latino y el tercero extranjero. Tampoco los que tienen ascendencia española porque son parecidos a nosotros. Además, deben ser hombres entre 18 y 45 años , dice la médica.

Hasta el momento, cinco personas con estas características han llegado a su consultorio para servir de voluntarias en la investigación. Faltan 17 para completar las 22 que requiere el estudio.

Cepeda asegura que la prueba tiene el mínimo de riesgo. No produce adicción, solo un poco de sueño y náuseas, pero un equipo médico está pendiente de los voluntarios.

Por eso, no tuvo problema en conseguir a los 22 indígenas, ya que un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional se vinculó sin reparo alguno, por puro interés étnico.

Por esa misma razón y por colaborar con la ciencia, un número igual de estudiantes de medicina de la Universidad Javeriana se dejó aplicar la prueba.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.