EL JUEGO ENTRE LA FAMA Y LA CALIDAD

EL JUEGO ENTRE LA FAMA Y LA CALIDAD

Rita Bendeck se subió al Expreso del humor , espacio de Telecaribe, y de ahí en adelante no se ha bajado del vehículo de la actuación ni para tomar impulso.

21 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La vida de la actriz barranquillera, quien tiene 29 años, está casada y tiene una hija de año y medio, transcurre entre Barranquilla y Bogotá porque su papel coestelar de Carolina, en El manantial , así se lo exige.

Rita Bendeck comenzó en el modelaje a los 15 años y durante más de cinco estuvo en ese mundo de luces y lentejuelas. Más adelante, se convirtió en la chica rubia de una conocida cerveza y, así, se dio a conocer mucho más como maniquí.

El año pasado, durante las grabaciones de Mambo en Barranquilla, se presentó al casting de la novela y se ganó su primer papel en televisión: el de Marcela del Monte, la extraña chica que murió y se convirtió en el enigma de la historia.

Rita Bendeck mira fijamente a los ojos y habla sin ningún tipo de problema. Se considera locuaz, lo cual se comprueba en cada respuesta que da y en su franqueza absoluta. Constantemente sonríe y lo complementa con una risa contagiosa.

Se confiesa como una mujer celosa, un poco posesiva y demasiado tranquila. Dice que su mayor virtud es la honestidad y afirma que por ningún motivo acepta la falta de seriedad ni el engaño.

De ahora en adelante la vida profesional de Rita Bendeck girará en torno de los foros y de los libretos.

Bendeck lo sabe y lo asume preparándose para enfrentar cada personaje con un solo sentido: el sentido de la responsabilidad y el respeto por el público.

Para ella quedaron atrás el modelaje y las pasarelas; y lo único cierto en su vida actoral, es la búsqueda insistente de una calidad artística que le traiga la fama, que aunque pasajera, es totalmente necesaria en el mundo de la televisión.

Por qué se decidió por la actuación? Porque la puesta en escena siempre me ha gustado. Siempre desee estar sobre un escenario caracterizando un personaje y, bueno, la oportunidad se me dio y no la desaproveché. La prueba está en que ya voy por mi cuarto papel en televisión.

Le ayudó a llegar a la TV su profesión de modelo? Hasta cierto punto sí. Porque estaba en un ambiente en donde la imagen es importante y alrededor del mundo de la moda también existe muchísima gente de televisión buscando nuevas caras, nueva gente.

Entonces, usted es tan solo una actriz con cara bonita? No, estoy tomando la actuación muy en serio. Quiero figurar como una profesional de la actuación; claro que la belleza ayuda bastante porque el televidente lo que busca es un complemento entre imagen y talento.

Quiero, fundamentalmente, concentrarme en la búsqueda de mi calidad actoral. Eso para mí es lo más importante, en realidad.

Qué significa para usted ser una actriz de calidad? Significa que la artista tenga la posibilidad de hacer diversas caracterizaciones sin que se repitan. Que el televidente pueda distinguir varios personajes en la actriz, sin confundirlos.

Significa, además, poder aportar a los personajes matices, proyecciones, movimientos naturales, buen manejo de voz y de gestos, en fin.

Se está preparando en la actuación? Sí. De hecho hice varios talleres en Barranquilla y actualmente me encuentro estudiando actuación con Alfonso Ortíz, quien trabaja en El manantial .

Cómo se observa en televisión? Me veo como una actriz que comienza. Que está aprendiendo de sus compañeros, de su director. Me veo como una artista que está en proceso de exploración actoral pero con un buen comienzo.

Qué busca en la pantalla chica como actriz? Superación y, a su vez, que reconozcan en mí el talento que pueda ir adquiriendo a lo largo de mi carrera.

Actualmente, Rita Bendeck es Carolina, la villana de El manantial , una muchacha malcriada que se disputa el amor de Carlos (Luis Mesa) junto a Eva María (Astrid Carolina Herrera).

Carolina es hija única. Actúa como tal con razón, pues Carlos, su prometido, le intenta poner los cachos con Eva María. Cualquier mujer en su lugar lucharía por lo suyo con todas sus fuerzas .

En lo único que se identifica con su personaje de El manantial es en sus celos, aunque considera que ya los ha disminuido un poco.

A su vez, la actriz aparece en María bonita , haciendo el papel de Lily, una de las coristas de María (Adela Noriega).

Sobre sus proyectos en el medio televisivo, afirma que espera consolidar su personaje de Carolina, aprender de las experiencias actorales de sus compañeros, de su director de escena y de sí misma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.