Presidente, cara a cara con 30.000 indígenas

Presidente, cara a cara con 30.000 indígenas

La gigantesca marcha indígena que ayer ingresó a Cali, no solo es otra demostración de la capacidad de movilización de una comunidad que atrae la atención internacional –la protesta ha sido seguida de cerca por varios medios extranjeros–, sino que representa también el desafío que tiene hoy el presidente Uribe para resolver este conflicto.

26 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

El Jefe del Estado pidió un diálogo franco y público para intentar resolver varios puntos, entre ellos el de la entrega de tierras, un tema en el que el Gobierno sostiene que ha trabajado para cumplir los acuerdos previos. Para los líderes de la protesta, eso no es suficiente. Quieren hechos concretos.

Según la Procuraduría, los escollos que retrasan esa entrega son la negativa de los propietarios a vender, el aumento del costo de los terrenos –que desborda los presupuestos de inversión–, el rechazo de otras comunidades a que haya resguardos en sus regiones y la toma indígena de predios, lo que desata la violencia y provoca que el Gobierno suspenda procesos. 1-4

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.