SEGUNDO ATENTADO EN JAPÓN CON GASES TÓXICOS

SEGUNDO ATENTADO EN JAPÓN CON GASES TÓXICOS

Más de 400 personas sufrieron en la madrugada de ayer los efectos de un gas mostaza en un corredor subterráneo de la principal estación ferroviaria de Yokohama, ciudad portuaria densamente poblada y cercana a Tokio. De este total, 260 personas fueron hospitalizadas por fuertes náuseas, ardor en los ojos y mareos.

20 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Las víctimas dijeron haber percibido un nauseabundo e intenso olor químico que algunos identificaron como parecido al azufre Aunque la policía señaló que se trató de un ataque deliberado, y que pudo haber sido perpetrado por alguien que quiso imitar el atentado con el gas neurotóxico Sarín, registrado el 20 de marzo en el metro de Tokio, las autoridades estaban desconcertadas porque el químico liberado es diferente al Sarín.

Las autoridades declararon que las emanaciones fueron provocadas casi simultáneamente en un vagón de tren y en un pasaje subterráneo de la principal estación ferroviaria de Yokohama a la 1 p.m hora local (04:00 GMT).

La sustancia utilizada en el ataque contra el sistema ferroviario de Yokohama fue identificada como un químico tóxico que se usó durante la Primera Guerra Mundial, llamado Phosgene, perteneciente a la familia biológica de los mortíferos gases mostaza.

Un portavoz del departamento de bomberos de Yokohama manifestó a los periodistas que el gas era una mezcla altamente tóxica de monóxido de carbono y cloro.

La mayoría de las víctimas estaba fuera de peligro, sin embargo, a última hora del miércoles 21 personas continuaban hospitalizadas, mientras un médico destacaba que la dilatación de las pupilas -característica de la intoxicación por gas Sarín- estaba totalmente ausente de los síntomas.

Según los investigadores, en el lugar de los hechos no se encontró el menor rastro de Sarín, el gas mortal que fue utilizado en el atentado del metro de Tokio, y que causó la muerte de 12 personas y la intoxicación de otras 5.500.

El incidente ocurrió tres días después de la mayor operación de seguridad en tiempos de paz en Japón, puesta en práctica a raíz de una profecía del líder del culto apocalíptico vinculado con el ataque contra el tren subterráneo de Tokio.

Shoko Asahara, líder de la secta Aum-Iglesia de la Verdad Suprema y fugitivo desde el ataque al metro de Tokio, vaticinó que el sábado pasado habría un desastre más grave que el terremoto de Kobe. La policía movilizó a más de 10.000 agentes para proteger zonas céntricas, pero no sucedió nada fuera de lo común.

La compañía ferroviaria en Yokohama, que estrenaba ayer los vagones del tren en el que se descubrió la anomalía del escape de gases, descartó que el envenenamiento pueda haberse producido por un defecto del sistema de aire acondicionado.

Por último, un alto funcionario de la secta Aum, Kiyohide Hayakawa, fue detenido por la policía en la madrugada del jueves en el perímetro de Tokio, anunciaron fuentes policiales.

Hayakawa, de 45 años, era el brazo derecho del gurú de Aum, Shoko Asahara, y había desaparecido -al igual que su maestro - inmediatamente después del atentado con gas Sarín en el metro de Tokio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.