LA INVERSIÓN EXTRANJERA COMIENZA A VOLVER EN PUNTILLAS A AMÉRICA LATINA

LA INVERSIÓN EXTRANJERA COMIENZA A VOLVER EN PUNTILLAS A AMÉRICA LATINA

Los inversores vuelven a América Latina después de una larga temporada.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

No se trata de una estampida, sino más bien de pasos dados poco a poco durante algunas semanas en los países en desarrollo de todo el mundo, desde México hasta India.

Sin embargo varias firmas de gestión de dinero sienten el renovado interés y hacen planes para crear fondos que inviertan en estos nuevos y, para ellas, exóticos mercados.

El flujo hacia los fondos existentes se fortalece , dice Frank Fernández, que dirige Global Emerging Markets Advisors, firma de gestión de dinero con sede en Nueva York. El regreso a los fondos que invierten en mercados emergentes está en sus primeras etapas , agrega.

Esto resulta un vuelco respecto a la situación de los últimos meses, cuando la devaluación del peso mexicano de diciembre pasado generó una venta masiva en los mercados bursátiles y de deuda de las naciones en desarrollo, que habían recibido gigantescos montos de capital de los inversores extranjeros desde 1990.

Ahora los inversores comienzan a volver, aunque esta vez con mucha más cautela que antes. Muchos parecen haber decidido que, a pesar de todos los riesgos, desean poner por lo menos una pequeña parte de sus ahorros en mercados en lugares como Rusia, Argentina o Indonesia.

Lo que incentiva aún más esta tendencia son las cada vez menores tasas de interés a largo plazo de Estados Unidos. El rendimiento del bono de referencia a 30 años del Tesoro de EE.UU. cayó más de medio punto porcentual desde principios de año a 7,33% el jueves. (El mercado de bonos de EE.UU. cerró antes el viernes por las festividades de pascua cristiana y judía).

Las tasas y el furor Las bajas tasas de interés de EE.UU. ayudaron a generar el furor de las inversiones en los mercados emergentes desde 1990 hasta febrero de 1994, cuando la Reserva Federal de EE.UU. comenzó a aumentarlas. Los inversores estadounidenses, insatisfechos con las bajas tasas de interés de EE.UU. y una bolsa deslucida, se habían volcado hacia a los mercados emergentes en busca de mayor rentabilidad.

Según el Institute for International Finance, en 1994 se invirtieron más de US$166.000 millones en los mercados emergentes, mucho menos que los US$200.000 millones del año anterior, pero todavía una suma impresionante si se considera que el aumento de las tasas de interés de EE.UU. por parte de la Fed generó una venta masiva en el mercado de bonos a nivel mundial.

Después que la Fed aumentó las tasas de interés, el flujo hacia los mercados emergentes se redujo porque muchos inversores decidieron que podrían lograr mayores tasas de rendimiento en EE.UU. sin los enormes riesgos asociados a las inversiones en los mercados emergentes. El retiro de fondos de los mercados emergentes no se convirtió en estampida hasta que México devaluó su moneda.

La Union de Bancos Suizos, calcula que en las tres semanas que terminaron el 5 de abril, el flujo neto hacia los fondos especializados en mercados emergentes con domicilio en EE.UU. llegó a más de US$100 millones. No es mucho, pero sí constituye un cambio de dirección radical en relación con la gigantesca fuga de capitales que afectó al sector durante la mayor parte del año pasado, en especial desde finales de diciembre.

Se revierte la tendencia AMG Data Services, firma de Arcata, California, que analiza el flujo de dinero de los fondos de inversión, informa que el flujo neto hacia los fondos de bolsa cuyos nombres incluyen las palabras mercados emergentes sumó más de US$110 millones el mes pasado, en comparación con la fuerte retirada de fondos de los meses posteriores a la devaluación del peso mexicano. También se registró un fuerte aumento de los flujos netos hacia los fondos de acciones de América Latina, con más de US$60 millones en las últimas cuatro semanas, comparado con la extracción de más de US$80 millones en las cinco semanas previas.

Entre los fondos de acciones que miden sus rendimientos según el índice de referencia de Morgan Stanley para fondos que se especializan en mercados emergentes, de gran popularidad, se han registrado casi US$500 millones de ingreso neto en las últimas cuatro semanas, según AMG.

También hay mucha acción en el mercado de bonos, destaca Craig Blessing, gestor de dinero de Serfin Securities Inc., filial del Grupo Financiero Serfin, de México. Las primeras grandes sumas de dinero que hemos visto regresar al mercado han ido a los eurobonos , dice.

Es simple, los inversores ven que estas compañías se negocian barato . Los eurobonos son valores que se venden en mercados europeos por parte de emisores extranjeros en monedas que no sean las suyas.

El sector de Eurobonos del mercado latinoamericano fue probablemente el sector de los mercados emergentes más golpeado tras la devaluación del peso mexicano. Hasta fines de marzo, el mercado tenía una fuerte escasez de liquidez y muchos inversores que querían vender sus posiciones fueron obligados a ofrecer fuertes descuentos para deshacerse de bonos de compañías, incluida Cementos Mexicanos SA, una de las mayores de México.

Los bonos de Cemex cayeron a menos de 50 centavos por dólar a principios de año. Pero desde entonces los bonos han repuntado más de 20 puntos, o más de US$200 por un bono de valor nominal de US$1.000, y se negocian alrededor de los 70 centavos por dólar de valor nominal.

Mejor que hace un año Blessing, que gestiona un fondo de deuda latinoamericana domiciliado en un paraíso fiscal principalmente para inversores mexicanos dijo que ha comenzado a recibir flujos de dinero en las últimas semanas. Es la primera vez que hemos visto esta situación en un año , señala Blessing.

Varias firmas que buscan lanzar fondos especializados en inversiones en América Latina han sentido el cambio de opinión y han comenzado a lanzar sus productos al mercado. La semana pasada, T. Rowe Price Associates Inc. anunció el lanzamiento de un nuevo fondo internacional de acciones que invertiría en los mercados emergentes de América Latina, Asia, Europa y Africa.

Recientemente, Calvert Group dio a conocer el Calvert New Africa Fund, que administrará New Africa Advisers, filial de Sloan Financial Group. Según Calvert, el fondo no sólo se centrará en la Bolsa de Johannesburgo, Sudáfrica, sino que buscará inversiones en el resto del continente.

Otra compañía que dice que resucita sus planes para un nuevo fondo en mercados emergentes es Hermes Capital Management Ltd., de Nueva York. A fines del año pasado, Hermes estaba a punto de lanzar el Russian Renaissance Fund, pero lo pospuso. Ahora nuevamente tiene planes de crear un fondo privado a registrarse en la Bolsa de Valores de Irlanda, que se especializaría en las compañías rusas que no forman parte de la lista de las 20 más populares, dice el director Marc Cohen.

Después de lo que pasó en México y en los mercados emergentes en todo el mundo y del conflicto de Chechenia, nos demoramos a propósito , señaló Cohen. Nadie quiere ser la voz solitaria que cree un nuevo fondo en mercados emergentes cuando todavía todos están debajo de la mesa contando sus centavos .

Pero mientras promovía su fondo la semana pasada, Cohen dijo que encontró un número de grandes inversores institucionales que comienzan a volver en puntillas a Brasil, México y otros mercados emergentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.