MUY MAL BOGOTÁ

Más allá del resultado, de las declaraciones de los protagonistas y del funcionamiento individual y colectivo de la Selección Colombia, quedó en el ambiente un sabor amargo generado por la actitud negativa del público bogotano.

20 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Lo que inició en un ole, ole para los visitantes ante el accionar inicial del combinado nacional culminó con una rechifla generalizada para el conjunto que dirige Hernán Darío Gómez, e incluso, y en una acción vergonzosa que deploraron algunos sectores de la concurrencia, se quemó una bandera colombiana en pleno juego.

Una actitud peligrosa, desaforada e inconveniente. Y si se dice que la Selección Colombia no gustó, la afición bogotana sí que dejó mucho qué desear.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.